La Secretaría de Gobernación (Segob) publicó este lunes el acuerdo por el que se aprueba el Programa Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación 2012, cuyo reto fundamental es hacer de la no discriminación una práctica cotidiana en el ámbito público y en la vida interna de la administración federal.

El documento difundido en el Diario Oficial de la Federación establece cuatro ejes, el primero es el Estado de derecho y seguridad que plantea la aplicación de leyes para promover la igualdad, así como dar certeza jurídica a los grupos más vulnerados en sus garantías fundamentales.

Como segundo punto, el acuerdo plantea una economía competitiva y generadora de empleos, la cual incentive la paridad entre trabajadoras y trabajadores, el acceso al mercado laboral de los grupos poblacionales en condiciones de vulnerabilidad y la creación de condiciones de trabajo digno para todas las personas.

El tercer rubro, que se refiere a la igualdad de oportunidades, tiene como objetivo promover políticas y programas que impulsen la igualdad entre la población femenina, indígena, callejera, adultos mayores o con VIH/Sida.

Además, entre grupos lésbicos, gay, bisexuales, transexuales, travestis, transgénero e intersexual; con discapacidad, niños, niñas, jóvenes, migrantes, refugiados y personas afrodescendientes.

Esas políticas tendrán la finalidad de eliminar los criterios discriminatorios en el acceso de la población a dichos programas y la promoción de medidas positivas para conseguir la igualdad en el acceso a los servicios de salud, seguridad social, educación, vivienda, sistema de justicia y ámbito laboral, establece el acuerdo.

Como cuarto eje, el documento publicado propone una democracia efectiva y política exterior responsable con el que se contribuye, señala el documento, a la sensibilización y capacitación de los servidores públicos en materia de no discriminación y sobre los estándares de protección del derecho a la no distinción.

MIF