Gregorio Sánchez Martínez fue declarado formalmente preso por un juez federal de Nayarit, al considerar que hay pruebas suficientes sobre su presunta responsabilidad en los delitos de lavado de dinero, delincuencia organizada y narcotráfico. Con este fallo, el candidato de la alianza PDR-PT-Convergencia se verá impedido para participar en los comicios para la gubernatura de Quintana Roo.

En entrevista con el periodista Ricardo Rocha en Radio Fórmula, el presidente del PRD, Jesús Ortega Martínez, aseguró que ya había tenido una advertencia por parte del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont respecto a que lo meterían a la cárcel. Esto, dos o tres días antes de que se liberara la orden de aprehensión.

"Desde la Segob me dijeron: o lo bajan o lo encarcelamos. En esa disyuntiva, qué es lo que uno debe hacer, aceptar que hay una acusación infundada, atender eso y cambiar de candidato, pues no. Uno está decidido a combatir esas calumnias y a demostrar la inocencia. Tan se demostró que un juez de Toluca, con el mismo expediente declaró infundadas las acusaciones y no liberó la orden de aprehensión", destacó.

Aseguró que estos hechos no significan una derrota del partido, sino una "descomunal maniobra" para tratar de sacar a Greg de la contienda política.

"Es una trampa donde han utilizado las argucias más despreciables, las más cínicas, para hacer una acusación sin ningún fundamento, acusación sostenida en los testigos protegidos. A uno de ellos tienen ocho años utilizándolo como testigo protegido, lo utilizan para cualquier caso, inventan cualquier declaración, un juez que actúa por consigna, porque es el mismo del michoacanazo, que consigna igualmente el auto de formal prisión a los compañeros de Michoacán y hoy están prácticamente todos libres", destacó.

Ortega Martínez insistió en que se trata de una estrategia político electoral, donde están involucrados el procurador general de la República, Arturo Chávez; el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont y el gobernador del estado, Félix González. "Qué se hace contra una maniobra de esa manera, se hace resistencia, que es lo que estamos haciendo", apuntó.

Con la salida de Sánchez Martínez aseguró que en primer lugar se beneficia el gobernador del estado que a toda costa quiere imponer a un incondicional como próximo encargado del Ejecutivo estatal.

"Gregorio está en un crecimiento, en la simpatía de los electores de Quintana Roo. Estoy conociendo una encuesta donde el 65% de los ciudadanos del estado no creen que Greg este involucrado en ilícitos, más bien, suponen que esto es parte de una estrategia político electoral para sacarlo de la jugada", agregó.

El presidente nacional del PRD indicó que les quedan dos alternativas, la primera, que den pelea en el Tribunal Electoral para que resuelva que Greg tiene a salvo sus derechos políticos porque no se ha demostrado su culpabilidad, porque no hay sentencia definitiva; dos, no caer en la trampa y ver la posibilidad de tener otra candidatura.

"Lo vamos a resolver de manera inmediata, pero advierto una cosa, el calendario para imprimir las boletas electorales decía que el día 5… espero que no sea otra maniobra, nieguen la posibilidad de un cambio y que aparezca en la boleta sólo Gregorio y camino libre para el candidato del PRI a la gubernatura, Roberto Borge", enfatizó.

/doch