Como una medida de blindaje electoral y combate a la corrupción, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) pondrá en marcha un nuevo esquema de contraloría social para que los ciudadanos refuercen la vigilancia a los programas sociales y denuncien cualquier vicio en la aplicación de recursos.

El nuevo esquema lo anunciará este miércoles el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, y el secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, en Hidalgo, junto al gobernador de la entidad y representantes de organizaciones civiles.

Entrevistado por El Economista, Arturo Téllez, titular del Órgano Interno de Control de la Sedesol, dijo que con este nuevo esquema se busca fortalecer el sistema de quejas y denuncias por irregularidades en la aplicación de los programas que maneja la dependencia y organismos sectorizados; toda vez que en el 2015 sólo se reportaron dos quejas por irregularidades ante el OIC.

Es probable que estas quejas o denuncias pudieran incrementar, lo que no implica que los programas estén funcionando peor, sino que (actualmente) no hay un esquema óptimo de denuncia , expuso.

Adelantó que con este esquema fortalecido, por primera vez el Órgano Interno de Control contará con representaciones en las 32 entidades federativas; las contralorías sociales tendrán comunicación directa para que las quejas o denuncias se reciban de manera directa sin que pasen por las áreas que implementan los propios programas sociales.

A nivel nacional, explicó, hay 138,900 comités de contraloría social de la Sedesol, mismos que integran 515,156 ciudadanos.

Quienes conforman la contraloría social son en casi todos los casos beneficiarios o titulares de los derechos y a ellos se les capacitará para que tengan mayor claridad sobre los alcances de los programas y los beneficios que tienen para los ciudadanos.

Además, se creará un comité ciudadano de contraloría social con participación de organismos de la sociedad civil y miembros de la contraloría, encabezados por el Órgano Interno de Control; incluso, se impulsará un sistema especializado para la captación de quejas y denuncias.

Téllez Yurén dijo que aquellas quejas que reúnan los elementos suficientes para iniciar un expediente administrativo se tomarán en serio, por lo que se abrirá una investigación por parte del área a su cargo.

Esta medida, enfatizó, es acorde al programa de blindaje electoral de este año, toda vez que habrá comicios en 13 entidades federativas.

Además, expuso, es una medida de combate a la corrupción, luego de las nuevas reglas derivadas de la reforma constitucional anticorrupción.

Recordó que en el 2002 se integró formalmente el concepto de contraloría social, por lo que hoy es momento de fortalecer la participación ciudadana.

Afirmó que uno de los objetivos es empoderar a los ciudadanos y fomentar la transparencia en los recursos públicos asignados a la Sedesol.