Los sistemas biométricos son confiables y seguros, siempre y cuando aquéllos quienes los manejan los hagan de forma correcta. Lo sucedido con el programa 65 y más fue un problema humano y de procedimientos más que tecnológico, señaló Aldo Loera, director de Biometría Aplicada.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) anunció la semana pasada la destitución de 493 promotores del programa 65 y más, esto debido a que de acuerdo a una investigación que realizó el órgano de control de la dependencia, que inició en enero de este año, se encontró duplicidad de registros en el padrón del programa, lo que provocó desvíos de recursos por un estimado de 19 millones de pesos.

El titular de la dependencia, Luis Enrique Miranda Nava, señaló que se presentaron siete denuncias, por los hechos de corrupción encontrados en al menos cinco estados, ante la Procuraduría General de la República (PGR).

En este sentido, Loera precisó que habría que hacer un análisis de caso por caso" para saber exactamente cómo se burló el sistema de registro biométrico. Los factores que hay que tener en cuenta para poder evitar este tipo de fraudes, dijo el directivo, pasan por elementos básicos como un control del acceso que tiene el personal sobre los registros de los beneficiarios.

Estamos hablando no tanto de tecnología sino de políticas que permitan ejecutarse para garantizar que esta información quede resguardada e integrada correctamente, que la entrega y consulta de esta información sea por métodos que permitan garantizar el resguardo… estamos hablando de políticas y procedimientos; de gobernabilidad en el acceso de la información , sostuvo.

Por otra parte, Loera señaló que si no se tienen definidos los procedimientos para llegar a la unicidad de los registros, es decir, los candados que se pueden colocar al sistema para que un mismo registro no sea ingresado varias veces, se dejan llaves abiertas o puertas abiertas que permiten a los operadores crear identidades falsas o tomar la identidad de un tercero para tomar ventaja sobre el sistema biométrico, pero de nuevo, no es la tecnología, son los procedimientos de ingreso a esa base de datos que no garantizan que tengamos una identidad única .

mfh