La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) emitió este miércoles un comunicado en el que insiste su intención de compra de un Boeing 787 Dreamliner, a pesar de autoridades investigan problemas relacionados con baterías defectuosas en la aeronave.

Al final de la administración de Felipe Calderón Hinojosa se dio a conocer la compra de un nuevo avión que tendrá un costo de 750 millones de dólares. La aeronave servirá para el uso exclusivo del Presidente de México.

Los problemas con los Boeing 787 Dreamliner iniciaron este martes cuando un avión de este tipo, operado por la aerolínea All Nippon Airways Co, realizó un aterrizaje de emergencia en Takamatsu, tras detectarse humo en la cabina.

La aerolínea japonesa dejó en tierra a sus 17 aviones Dreamliner para realizar revisiones de emergencia.

A la medida de All Nippon Airways se sumaron aerolíneas de varias partes del mundo como de Europa, Japón, Qatar e India y Estados Unidos.

El tema de la compra del avión presidencial fue polémico a lo largo del 2012. Uno de los temas cruciales es el costo de la aeronave, el cual asciende a 750 millones de dólares.

Dicho valor, se presume, es casi el doble de lo que está valuado el transporte aéreo utilizado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el Air Force One, que está en 325 millones de dólares.

mac