Un sismo de mediana intensidad sacudió el jueves en la mañana la populosa Ciudad de México sin que se reportaran de inmediato daños, aunque sí evacuaciones de algunos edificios.

El sismo tuvo una intensidad de 5.8 según el servicio geológico de Estados Unidos y el epicentro se ubicó a 138 kilómetros del balneario de Acapulco, en el occidental estado de Guerrero, sobre la costa del Pacífico.

El alcalde de la capital mexicana, Marcelo Ebrard, dijo que las principales instalaciones de la ciudad funcionaban con normalidad.

"Metro, aeropuerto, sistema de aguas e instalaciones estratégicas funcionando normalmente", dijo el funcionario en su cuenta de Twitter. "Revisión de cámaras, helicópteros y patrullas no tenemos reporte de daños", agregó en otro mensaje.

Algunos edificios fueron desalojados, algo normal en una congestionada ciudad que todavía tiene fresco el recuerdo de un terremoto que en 1985 destruyó edificios y causó miles de muertos.

Tampoco se reportaron daños en el estado de Guerrero.

RDS