Con la disputa presidencial en puerta, se antoja cuesta arriba que en el último periodo ordinario de sesiones de la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados se concreten reformas de gran calado, cuya negociación lleva mucho tiempo atorada por razones políticas.

Y si a la falta de acuerdos entre los grupos parlamentarios se agrega que las principales figuras de cada bancada, quienes tenían el pulso del trabajo legislativo, ya solicitaron licencia para dejar la curul e ir en busca de otro cargo de elección popular, la posibilidad de fracaso legislativo aumenta.

Entre los temas definidos el fin de semana por las fracciones parlamentarias del PRI, el PAN y el PRD como prioritarios para desahogar entre el 1 de febrero y el 30 de abril, hay coincidencia en la aprobación de la minuta sobre reformas a la Constitución en materia de reforma política, reforma laboral, Ley de Seguridad Nacional, ley sobre lavado de dinero y atención a víctimas de delitos.

Armando Ríos Piter, presidente de la Junta de Coordinación Política de los Diputados, informó que mañana se reunirán los coordinadores de las siete fracciones parlamentarias para confeccionar una agenda mínima de temas, que posteriormente se cotejará con las prioridades de la Cámara de Senadores para garantizar la aprobación de un paquete común.

Cuestionado sobre cómo se podrá evitar que el espacio legislativo se convierta en arena política y de debate de cara a las elecciones de Presidente de la República y para renovar las cámaras de Diputados y Senadores, como sucede en tiempos de disputa electoral, Francisco Ramírez Acuña (PAN) se limitó a asegurar que el trabajo de su bancada no estará sujeto a los imperativos de la coyuntura política .

Sin embargo, el coordinador de la bancada de Acción Nacional anticipó que los legisladores panistas se convertirán en el brazo político de su partido para defender los logros del gobierno federal y denunciar lo que los priístas han dejado de hacer durante 70 años .

No es guerra sucia, no es generar el temor para que la gente no vote por ellos , justificó.

Por otra parte, al dar a conocer la agenda legislativa del PRI, Francisco Rojas Gutiérrez, coordinador de la diputación federal priísta, no dejó pasar la oportunidad de criticar que durante los gobiernos del PAN la clase media se ha empobrecido, por eso hay 12 millones más de personas que ingresaron al grupo de pobreza patrimonial .

Con el discurso centrado en la lucha electoral y la posibilidad de usar la tribuna para denostar al adversario político, este 1 de febrero iniciará el último periodo ordinario de sesiones en San Lázaro.

PRIORIDADES

Reforma política (los priístas insistirán en dejar fuera la reelección consecutiva, panistas y perredistas promoverán su inclusión).

Reforma laboral (las tres bancadas tienen posiciones distintas en la materia).

Ley sobre lavado de dinero.

Mando único policial.

Nueva Ley sobre cambio climático.

Ley de Seguridad Nacional.

rramos@eleconomista.com.mx