La iniciativa enviada por el presidente Enrique Peña Nieto al Senado de la República para reformar el artículo 16 transitorio constitucional que modificaría el pase automático del actual procurador de justicia, Raúl Cervantes, a nuevo fiscal de la nación, no fue considerada como prioritaria por la Cámara alta, y fue remitida a comisiones, argumentando falta de tiempo para su análisis.

El nuevo periodo de sesiones, que comienza en el Senado, puede ser una nueva oportunidad de sacar adelante dicho cargo.

En noviembre pasado, diferentes organizaciones de la sociedad civil hicieron énfasis en la necesidad de que la nueva Fiscalía General de la República cuente con un nuevo fiscal, pues indicaron que el pase automático de procurador a fiscal trasladaría vicios que tiene la actual procuraduría al nuevo órgano, además de que esta dependencia perdería legitimidad.

La iniciativa presentada por el presidente, y que fue turnada a las comisiones de Puntos Constitucionales, Gobernación, de Reforma del Estado, de Estudios Legislativos Primera, y de Estudios Legislativos Segunda, también ha sido criticada ya que a pesar de que impide el pase automático al actual procurador, no impide que éste participe en el proceso de selección del nuevo fiscal.

El PAN y el PRD se han pronunciado por generar los mecanismos necesarios para que Cervantes Andrade no pueda aspirar por ninguna vía a ser fiscal de la república; sin embargo, el PRI ha indicado que tomará como prioritaria la iniciativa enviada por el Ejecutivo y, si bien ha declarado que está abierto a modificaciones de la propuesta, está en contra de que se le impida al actual procurador competir por el cargo.

El senador y coordinador parlamentario del PRI, Emilio Gamboa Patrón, mencionó en aquel entonces que si el PAN deseaba sentar la prohibición en la Constitución y contaba con los votos necesarios en la Cámara Alta que lo haga .

La iniciativa presidencial propone que el nombramiento del nuevo fiscal esté a cargo del Senado de la República, en caso de no estar reunido estipula la iniciativa se convocará de forma extraordinaria para que se pueda aprobar dicho nombramiento.

Mientras se realiza la transición, y una vez aprobada la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, el actual procurador, en este caso Cervantes Andrade, será quien asuma de forma momentánea el cargo de fiscal de la República.

La Junta de Coordinación Política del Senado fue quien decidió postergar hasta este nuevo periodo de sesiones el nombramiento del nuevo fiscal, que de acuerdo con declaraciones de las bancadas del PRD, PRI y el Verde Ecologista es de primera importancia.

Se prevé que el primer fiscal de la República dure en el cargo los próximos nueve años, además de que se tiene estipulado, hasta el momento, que éste sea quien nombre al fiscal nacional anticorrupción, lo que también ha sido criticado por líderes de organizaciones de la sociedad civil.