El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, aseguró que al iniciar las campañas electorales el próximo 30 de marzo, todos los candidatos presidenciales tendrán un despliegue policiaco para resguardar su integridad física, principalmente en áreas públicas y carreteras.

Luego de una reunión que sostuvo con gobernadores del PRD, Navarrete Prida destacó que las medidas de seguridad tendrán que ser acordadas por el gobierno federal con los partidos y sus candidatos.

Sobre el caso específico del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES), quien ha dicho que no aceptará el resguardo, el secretario de Gobernación dijo que cada partido y candidato es libre de tomar sus decisiones, aunque eso no impide que el Estado mexicano haga trabajo de inteligencia, mediante el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), sobre todo en lugares públicos.

“Nosotros tenemos responsabilidades en ciertos lugares, como son lugares públicos, carreteras o traslados, sobre todo si conocemos en dónde va a ocurrir un traslado que podamos aportar seguridad y ayudar, pero esto tiene que salir necesariamente de consensos”, comentó.

“(De) lo que queremos dejar constancia es que es un ofrecimiento de buena fe, de obligación legal, que está hecho en beneficio de toda la ciudadanía”, añadió.

¿Con apoyo del Cisen?, se le preguntó.

“Con el apoyo de Cisen, desde luego; con el apoyo de la Policía Federal, con el apoyo de la policía estatal, con el apoyo de los gobernadores, sobre todo en los grupos de coordinación que es donde se toman esas decisiones”, respondió.

más debate

En el marco del inicio —el próximo 30 de marzo— de las campañas políticas, el secretario Alfonso Navarrete Prida se pronunció porque haya debate, propuestas y cero descalificaciones.

A cambio, reiteró que el gobierno de la República no intervendrá en el proceso.

“Reiteraríamos el llamado claro de que sea un ambiente de debate, de proyectos de país, que merecen los mexicanos, y que las descalificaciones las ubiquemos en eso, que es parte de una campaña de contrastes.

“Dejar claro, y lo reitero, que el gobierno federal no ha participado de manera ilícita en el proceso electoral y en las campañas electorales, no está interviniendo, salvo en sus responsabilidades constitucionales, y sobre éste, es una posición del gobierno de la República y la respuesta a cualquier cuestionamiento que se le pueda hacer”, aseveró el titular de Gobernación.