Es necesaria una reforma al sistema judicial para corregir las fallas actuales que tiene y que permite, por ejemplo, que exista la llamada “puerta giratoria”, que utilizan los delincuentes para salir en libertad cuando son detenidos, planteó María de Haas, analista en temas de justicia.

En entrevista destacó que sí hay una vulnerabilidad en el Estado Mexicano en materia de procuración e impartición de justicia y no tiene que ver con que las instancias de seguridad no detengan a los presuntos culpables de delitos, sino que estos pueden salir cuando apenas se presentan ante un juez. Lo más grave es que ahí empieza el problema de la reincidencia delictiva.

“No es que proliferen delincuentes, sino que esos que enfrentan procedimientos de justicia, en los que quedan libres de inmediato, vuelven a delinquir “, dijo.

La también especialista en asuntos de seguridad nacional dijo que un problema recurrente es que los titulares de los órganos judiciales aplican las leyes en forma “flexible”. Los jueces saben dónde están las vulnerabilidades en el proceso para liberar a presuntos delincuentes y ahí es donde se aprovecha el crimen organizado.

María de Haas consideró que las organizaciones criminales legalmente están muy bien asesoradas y conocen muy bien los puntos sensibles del sistema que pueden utilizar para no ser sentenciados por los delitos que cometen y así permanecer en la impunidad.

“Es necesario pasar a revisión esto en una reforma para ayudarle al poder Judicial y a la estrategia de seguridad del Estado Mexicano a obtener mejores resultados”, señaló.

Eso no quiere decir, dijo, que no se protejan los derechos humanos de las personas, pero sí hay que ver formas de que se puedan realizar estos cambios, sin violentar el debido proceso al cual, constitucionalmente tenemos derecho todos los ciudadanos.

En su opinión se debe tener cuidado no violentar la ley con figuras como el arraigo.

El principal asunto es que, si se va a realizar una reforma judicial se tenga mucho cuidado en que no se generen casos de inconstitucionalidad, agregó María de Haas.

[email protected]