La Cámara de Diputados inició el periodo ordinario de sesiones en un ambiente de unidad entre los legisladores para la defensa de México frente el gobierno de Estados Unidos que encabeza Donald Trump.

Los diputados hicieron compromisos de palabra para legislar entre febrero y diciembre temas torales de seguridad, combate a la corrupción y mejora de salarios de los trabajadores. Sin embargo, no se pusieron fechas fatales.

En el primer día de sesiones, diputados reconocieron en tribuna que hoy la sociedad mexicana está agraviada con el desempeño de las instituciones y de la clase política , dijo el legislador José Clemente Castañeda (MC), y que los ciudadanos expresan un ya basta en contra de los privilegios y la corrupción de la clase política , afirmó el diputado independiente Manuel Clouthier.

Sin embargo, el presidente del Senado, Pablo Escudero (PVEM), reconoció que aunque senadores y diputados buscan trabajar temas en conjunto, como la Ley de Seguridad Interior, para agilizar la aprobación de leyes, existe un choque entre ellos por la paternidad de las reformas, y porque existen profundas diferencias incluso entre legisladores de un mismo partido.

No sé si llamarle protagonismo, pero es verdad que los trabajos en conferencia no se procesan de manera conjunta, y es verdad que entre los grupos parlamentarios hay diferencias entre senadores y diputados de los mismos grupos parlamentarios. Eso dificulta el trabajo, frente al reto nacional que hay ahorita, me parece que debe haber unidad y procesar de manera rápida , aseveró.

Y es que apenas inició el periodo de sesiones, y los temas que se propusieron impulsar los partidos ya fueron condicionados. Por ejemplo, el PAN ofreció su respaldo a la iniciativa que presentó el coordinador del PRI, César Camacho Quiroz, para reducir de 500 a 400 el número de diputados, y de 128 a 96 el número de senadores. El coordinador panista, Marko Cortés, dijo que su bancada busca una reforma más amplia que incluya la segunda vuelta para la elección presidencial.

Otro tema que deberá procesar la Cámara de Diputados será la solicitud que presentó la Fiscalía de Veracruz para desaforar al diputado Antonio Tarek Abdalá Saad (PRI), a quien se acusa de un desfalco de 23,156 millones de pesos en la gestión del exgobernador prófugo, Javier Duarte. Sin embargo, el PRI pidió un proceso sin prisas para el diputado veracruzano.

Él está en su derecho de defenderse, y espero que lo haga, es una causa judicial, tiene un oponente que lo señala y él y tendrá que presentar pruebas que lo exoneren , dijo el vicecoordinador priista Jorge Carlos Ramírez Marín.

En el nuevo periodo de sesiones, los diputados federales enfrentan el reto de aprobar el mayor número de reformas entre febrero y abril, ya que está en puerta el inicio de las campañas electorales en Estado de México, Nayarit y Coahuila, época electoral que tradicionalmente representa para el Congreso una baja en la productividad.

De esa forma, las bancadas del PRI, PAN, PRD, PVEM, NA y PES han coincidido en sacar en este periodo el mando policiaco y la Ley de Seguridad Interior que fije una fecha para el retiro del Ejército de tareas de seguridad.

En tanto, con profundas diferencias entre partidos, la Cámara de Diputados tiene el reto de procesar la nueva ley de combate a la trata de personas; la reglamentación del artículo 29 constitucional en caso de estado de excepción.

Un tema que unen a PAN, PRD, MC y Morena es la reducción del IEPS para bajar el precio de la gasolina, aunque en eso enfrentan la oposición y mayoría que representa el bloque PRI, PVEM, NA y PES.

El único tema que despierta unidad y coincidencia absoluta de los legisladores es la defensa de México frente a las amenazas y amagos del nuevo gobierno de Donald Trump, por lo que los diputados buscan tener este mes un encuentro con sus homólogos estadounidenses para sensibilizarlos sobre la relación entre ambos países.

jmonroy@eleconomista.com.mx