Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se concentraron en la Embajada de Estados Unidos, ubicada en Paseo de la Reforma, para solicitar una mesa de diálogo y al no tener respuesta realizaron nuevamente un plantón en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Poco antes del mediodía, un grupo de maestros —algunos con el rostro cubierto— se enfrentaron con los granaderos, que resguardaron la lateral de avenida Reforma a la altura del Ángel de la Independencia, quienes con escudos antimotines replegaron a los manifestantes que horas antes amenazaron con marchar al Aeropuerto de la Ciudad de México.

Cabe mencionar que tras su llegada el pasado lunes a la Ciudad de México, provenientes de diversos estados —principalmente Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán— los maestros exigen que el gobierno retome las mesas de diálogo para que se abrogue la reforma educativa. También solicitan la reinstalación de sus compañeros cesados.

Al arribar a la calle de Bucareli, el líder de la sección 7 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, Pedro Gómez Bahamaca, en compañía de secretarios de la CNTE, solicitó la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y organizaciones sociales para que su petición ante la Segob o la Secretaría de Educación Pública pueda cumplirse.

Padres de familia

Padres de familia de Oaxaca condenaron el paro convocado por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y dejaron en claro que el futuro de sus hijos no es negociable.

La presidenta del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación de Oaxaca, Luisa García Cruz, llamó a las autoridades para que se les tome en cuenta a los padres en los encuentros que sostengan el gobierno estatal y la CNTE.

“El presente y futuro de nuestros hijos no es negociable”, señaló en conferencia de prensa, donde también exhortó a los candidatos y candidatas a puestos de elección popular en el país a pronunciarse respecto de una agenda por la calidad de la educación.

“En ningún contexto o coyuntura, ni siquiera en coyunturas electorales, debe limitarse el derecho humano al acceso a servicios educativos”, enfatizó García Cruz.