El gobierno federal informó que al final de esta administración los casi 45,000 reos federales ubicados en cárceles locales estarán bajo su custodia.

El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, señaló que con una inversión es de 32,800 millones de pesos se construirán ocho cárceles en el país que entrarán en funcionamiento antes de finalizar el año y que tendrán una capacidad de 20,000 nuevos espacios.

"Hoy día del total de reos, 47,000 son del fuero federal y de esos ya llevamos más de 18,000 en el ámbito federal; es decir, ya tenemos arriba de 30 y tantos por ciento del total de reos federales en el fuero federal", expuso en rueda de prensa.

Poiré Romero destacó que históricamente todos los prisioneros del ámbito federal estaban en penales estatales y que al inicio de esta administración había 210,000 internos en todo el país, de los que sólo 1.5%, esto es 3,164, se ubicaban en cárceles federales.

Ahora ocho por ciento de los más de 230 mil encarcelados que hay en todo el país y que representan 18,283, están bajo custodia federal, detalló el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Recordó que mientras en diciembre de 2006 se contaba con seis Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos), para diciembre de 2011 ese número se duplicó.

"Al finalizar la administración se habrá incrementado. No solamente se tendrá la totalidad de los reos federales bajo custodia, sino que se habrá incrementado hasta 14 veces el número estimado de reos que estarán bajo custodia federal en tan sólo seis años, al pasar de los 3,164 a una capacidad de casi 45,000", acotó el funcionario.

En torno al caso del penal de Apodaca, de donde se fugaron 30 reclusos y murieron otros 44, destacó que el gobierno federal coadyuvará con las autoridades locales.

Sin dejar de reconocer el trabajo "serio e institucional' que hace el gobernador neoleonés, Rodrigo Medina, en la renovación de las distintas áreas de sus instituciones de seguridad pública de esa entidad, llamó a acelerar la transformación penitenciaria del país".

Aseveró que en el gobierno federal "seguiremos apoyando los esfuerzos de las distintas autoridades estatales, pero sí hay que señalarlo. Es pertinente acelerar en los distintos componentes que se necesitan para garantizar la seguridad penitenciaria en todo el país".

El responsable de la política interna del país señaló que durante la administración del presidente Felipe Calderón no se han registrado incidentes en prisiones federales como los ocurridos en penales locales, como el caso de Apodaca.

"Y sí vamos a tener la totalidad de los reos del fuero federal en custodia de autoridades federales al finalizar la administración. La tarea es que todos hagamos lo que nos corresponde", destacó.

En este marco, el funcionario federal hizo notar el histórico programa del gobierno federal para ampliar la capacidad instalada de los penales, con el fin de dar cabida a los reos más peligrosos, en particular a los del ramo federal.

A su juicio, los incidentes ocurridos en los centros de reclusión locales son producto de la violencia con la que los criminales intentan tomar control de las cárceles.

"La ampliación de la capacidad instalada del gobierno federal ha venido acompañada por políticas de apoyos y subsidios a las autoridades locales para el fortalecimiento de su infraestructura en materia de seguridad pública y penitenciaria", añadió.

MIF