Los gobiernos de Colombia, Chile, México y Perú -agrupados en la Alianza del Pacífico- firmaron ayer una declaración para reconocer que el cambio climático representa uno de los mayores desafíos globales que debe ser enfrentado por todos, y que para ello también se deben destinar recursos.

A través de la Declaración de la Alianza del Pacífico Sobre Cambio Climático, firmada en el marco de la cumbre de la COP20 de Lima, en Perú, las naciones manifestaron su voluntad de adoptar políticas públicas de mitigación y adaptación que contribuyan al esfuerzo global contra el cambio climático; y que favorezcan el desarrollo sostenible, con crecimiento económico, inclusión social y reducción de la pobreza.

Las naciones manifestaron su intención de que los acuerdos adoptados en Lima se transformen en una base hacia la adopción de un acuerdo climático que se concluya en el año 2015, y que a su vez envíe una señal a los gobiernos, al sector privado, a los mercados y a la sociedad sobre la necesidad impostergable de transformar las economías y las sociedades, y así garantizar el desarrollo global, con bajos índices de carbono.

También se comprometieron a presentar lo antes posible sus contribuciones nacionales, las cuales serán sometidas a un mecanismo de supervisión de rendición de cuentas.

(Manifestamos) nuestra convicción sobre la importancia de los planes nacionales de adaptación para todos los países, así como del apoyo financiero y tecnológico que requieren los países en desarrollo como complemento a los esfuerzos nacionales para su elaboración e implementación .

Además, la Alianza hizo un llamado a los países desarrollados para que cumplan con sus obligaciones de aumentar el apoyo financiero para hacer frente al cambio climático, a través de una significativa capitalización del Fondo Verde para el Clima.

Los cuatro países de América Latina, finalmente, considerarán la realización de aportes financieros al Fondo Verde en función de sus respectivas capacidades.

En compañía de sus homólogos de Chile, Michelle Bachelet; de Colombia, Juan Manuel Santos; y de Perú, Ollanta Humala, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que se necesitan esfuerzos globales para el combate al cambio climático, con agendas nacionales comprometidas con el planeta.

Argumentó que México es uno de los primeros países en establecer un impuesto al consumo de carbono y que en enero del 2015 se pondrá en marcha un Registro Nacional de Emisiones. Peña informó que México aportará 10 millones de dólares al Fondo Verde para el Clima y 20 millones de dólares al Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

Aseguró, además, que con la reforma energética se estimulará la inversión privada para la generación de energía a partir de fuentes renovables, y que se promoverá la migración a energéticos menos contaminantes.

politica@eleconomista.mx

mfh