El llamado del Gobierno de la CDMX, para que los capitalinos que salieron a vacacionar durante semana santa se realicen pruebas de detección temprana de Covid-19, fue atendido, sin embargo, se espera que en los próximos días, tanto las pruebas como los casos positivos, aumenten. 

Son cerca de las 10 de la mañana y en macroquioscos para pruebas gratuitas de Covid-19 ubicado en el parque Cañitas de la alcaldía Miguel Hidalgo hay aproximadamente 60 personas en espera de la muestra de detención del coronavirus y mientras la fila avanza, nuevas personas se acercan en busca de un turno.

Ahí, Sofía Santana, de 40 años, explica que acudió a hacerse la prueba luego de que en días pasados salió a vacacionar con familiares. Ella, quien llegó desde las 8 de la mañana a formarse, agrega que cuenta con algunos síntomas por lo que quiere descartar un posible contagio, tanto por seguridad de su familia como por una exigencia de su trabajo. Añade que es la segunda vez que se realiza la prueba.

En dicho quiosco, como en los ubicados en la explanada de la Alcaldía Cuauhtémoc o Pino Suárez, al día cuentan con cerca de 300 pruebas disponibles, con un horario extendido de 9 de la mañana a 5 de la tarde. 

“Esta semana si han salido positivos, pero no es tanto, esperamos que la próxima semana esté bajo, pero lo dudamos. Para la próxima semana es cuando empieza más el rebrote por las vacaciones”, dice Liliana, una de las ocho coordinadoras y coordinadores del  macroquioscos ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc.

Mientras explica que en las últimas semanas los casos positivos se han mantenido entre 20 y 30 personas al día, Liliana destaca que previo al periodo vacacional, la afluencia de personas que solicitaron la prueba fue mayor, ello debido a que la “gente necesitaba muchas veces la prueba para salir de vacaciones”. 

Además de estimar que, ante un posible repunte de casos, se prevé que en los próximos días aumenten a 400 al día el número de pruebas que el gobierno capitalino ponga a disposición, con el fin de detectar de manera temprana los casos.

Luego de atender a cerca de 150 personas en un primer turno, la trabajadora del gobierno capitalino también detalla que desde hace semanas, a lo largo de la tarde la solicitud de pruebas va disminuyendo, pues la gente va llegando de 10 en 10, con un periodo de espera de máximo media hora. 

Luis Arturo García, un joven repartidor de aplicación, y quien espera sólo pocos minutos para hacerse la prueba en el quiosco ubicado en la explanada del metro Pino Suárez, pues en el lugar sólo hay 10 personas esperando, asevera que la razón para hacerse la prueba es por prevención.

Ahí, otro trabajador del gobierno local coincide en que durante esta semana la afluencia ha sido baja, sin embargo, dice esperar que las pruebas a realizarse aumenten el fin de semana. 

De acuerdo con cifras oficiales, durante los pasados días festivos se realizaron un promedio de 6,000 pruebas al día en la Ciudad de México. Mientras que el martes pasado se superaron las 10,000, dijo la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

maritza.perez@eleconomista.mx