La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) informaron que durante los primeros cuatro meses del año en curso en América Latina han aumentado los actos de violencia en contra de activistas y defensores, por lo que ambos organismos manifestaron su preocupación por la situación.

Cabe destacar que entre las personas defensoras y líderes sociales que han sido asesinados se encuentran beneficiarias de medidas cautelares otorgadas por la CIDH y personas que recibían protección por parte de autoridades nacionales.

De acuerdo con información de los organismos, en México al menos 10 defensores fueron asesinados durante este periodo, nueve hombres y una mujer, lo que representa un aumento significativo de la violencia contra este sector, ya que en todo el 2018 se documentaron 13 casos. Además, ocho de los 10 defensores asesinados durante estos cuatro meses fueron indígenas.

El primer caso se registró en Arriaga, Chiapas, en donde asesinaron a Sinar Corzo, quien formaba parte del Comité Ciudadano de Defensa de los Derechos Humanos El Coloso de Piedra y que en el 2013 fue víctima de detención arbitraria durante su participación en actividades de defensa del derecho al agua.

Mientras que los defensores Noé Jiménez Pablo, quien era beneficiario del Mecanismo de Protección a personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, y José Santiago Gómez Álvarez fueron víctimas de desaparición forzada cuando participaban en un plantón frente al Palacio Municipal de Amatán. Sus cuerpos fueron localizados un día después.

Un caso más ocurrió el 9 de febrero, cuando el activista por los derechos de las personas LGBTI y defensor de la comunidad muxe, Óscar Cazorla, fue asesinado en su domicilio en Juchitán, Oaxaca, y el 20 de febrero Samir Flores, defensor indígena de la tierra y el territorio frente a megaproyectos y comunicador comunitario, fue asesinado en Morelos.

Asimismo, el 30 de marzo se reportó el homicidio de Abiram Hernández Fernández, activista y defensor de derechos humanos en el estado de Veracruz.

El organismo recordó el caso de los defensores Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro, quienes estuvieron desaparecidos del 12 al 19 de febrero de este año en el estado de Guerrero y fueron liberados por sus captores tras una intensa campaña de búsqueda.

Obtilia Eugenio Manuel fue beneficiaria de medidas cautelares otorgadas por la CIDH y de medidas provisionales por la Corte Interamericana de Derechos Humanos desde el 2009.