El huracán Sandy se debilitaba la mañana de este sábado hasta convertirse en tormenta, pero sin perder la amenza de convertirse en una supertormenta y azotar a cuatro estados y la capital estadunidense en los próximos días.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos informó en comunicado que Sandy podría recuperar la clasificación de huracán antes de que termine el fin de semana.

Cuatro estados en las trayectoria de esplazamiento de Sandy y la capital estradunidense declararon estado de emergencia en anticipación a la supertormenta que avanza con vientos devastadores y podría generar daños superiores a los tres mil millones de dólares, según cálculos preliminares.

Sandy se dirigía el sábado hacia el norte y se esperaba que azotara con fuertes vientos una franja de unos mil kilómetros sobre zonas muy pobladas en la que derrumbaría árboles y posiblemente construcciones.

Al aproximarse a Carolina del Norte se desplazaba apenas diez kilómetros por hora hacia el norte pero con fuertes vientos.

Al paso de Sandy se encontraban en emergencia la capital estadunidense, Washington, Distrito de Columbia, y los estados de Pennsylvania, Maryland, Virginia y Nueva York.

Gobiernos locales y estatales se preperaban para enfrentar estragos que anticipan al paso de Sandy, principalmente por árboles que cederían a los fuertes vientos y seguramente causarían interrupciones importantes al suministro eléctrico.

Sandy, que llegó a alcanzar la categoría 2 en la escala de Saffir-Simpson, de un máximo de 5, dejó a su paso por el Caribe 38 muertos y cobró su víctima más reciente en Puerto Rico, donde un hombre pereció el viernes al tratar de cruzar un río.

JSO