La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reveló que a lo largo de su carrera ha sufrido actos de misoginia, y reveló que incluso ha sido víctima de ello por parte de integrantes del actual gabinete federal.

“Por su puesto que ha habido obstáculos, por su puesto que ha habido exclusión, inclusive dentro de grupos cerrados donde llegué como primera mujer, se hicieron cerrados entre sí para que yo ni siquiera pudiera entrar a ese grupo, bloqueada, totalmente bloqueada”, afirmó Sánchez Cordero al compartir sus experiencias como la primera mujer titular de la Secretaría de Gobernación en la historia de México, en el marco del 67 aniversario de la obtención del voto femenino.

“Muchos de estos retos fue demostrar la capacidad de una mujer, tanto o más, pero el reto fue doble: no solamente para llegar, sino para demostrar, y por su puesto que dentro del gabinete inclusive hoy en día hay temas de misoginia muy considerables desde luego.

“Había veces, en estos gabinetes de seguridad exclusivos de varones, en donde en ocasiones, y no por el Presidente, al contrario, el Presidente siempre me ha dado mi lugar, pero entre los miembros, una participación mía podría inclusive no ser tomada en consideración en ese momento, aunque yo tuviera la razón y aunque estuviera aportando algo importante.

“Claro, las cosas no han sido fáciles, ni serán fáciles todavía para muchas mujeres, porque es la construcción de este patriarcado, que es la diferencia entre la masculinidad por una parte y la feminidad por la otra, y ahí está el quiebre, la diferencia política y es toda una construcción ancestral y es una lucha para deconstruir lo que ancestralmente se construyó y es brutal el tema y el reto”, afirmó.

 Olga Sánchez Cordero expresó que las mujeres tienen un reto doble como profesionales: llegar a un puesto y demostrar que son mejores.

Resaltó que cuando fue Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se discutió en el máximo tribunal sobre la paridad vertical que permite a mujeres ser regidoras, pero no la paridad horizontal que hoy brinda la oportunidad a mujeres de ser alcadesas o presidentas municipales.

Cuestionó cuánto tardó la UNAM en darse cuenta de la violencia de maestros hacia alumnas, al grado de que se negaban los abusos sexuales. “Tuvieron que pasar muchas cosas para que la denuncia fuera tomada en consideración por las autoridades universitarias”, sostuvo.

Dijo que cuando ocurre un embarazo infantil hay una violencia equiparada, porque no se le permite a la persona abortar y se le obliga a tener un hijo a los 11 o 12 años.

Finalmente, la titular de la Segob dijo que el gobierno federal está empeñado en combatir todas las formas de violencia contra las mujeres.

“Tengo un compromiso real, no discursivo, real, para empezar a erradicar la violencia contra las mujeres, para empezar a disminuirla y que vamos con todo contra el feminicidio, y vamos con todo para llevar a los responsables de este delito tan horrendo en contra de las mujeres para que estas personas puedan ser procesadas y finalmente condenadas”, sostuvo.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg