La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pidió a los gobiernos municipales, “conjurar los peligros de tomar decisiones e instrumentar políticas públicas sin sustento en la realidad de los ciudadanos”.

Dijo que los gobiernos municipales deben asimilar “que no pueden resolver todos los problemas públicos al mismo tiempo, pero sí pueden ir solucionando los que les son prioritarios”.   

Asimismo, pidió a los municipios políticas públicas con indicadores de efectividad, y sostuvo que “las políticas públicas de la cuarta transformación se fundamentan en dos principios de valor como son el sentido social, la legitimidad, pero sobre todo el bienestar de la población”.

Al participar en la Inauguración del diplomado"Políticas Públicas Municipales e Innovación para el Desarrollo" organizado por el instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed), Sánchez Cordero dijo que, en general, las políticas públicas de los gobiernos deben ser el resultado de un proceso que incluya las capacidades técnico-administrativas, pero también la acción política en su estado original, es decir, la de servir y atender las demandas ciudadanas.

“La implementación de las políticas exige el respeto a ley, compromiso con el interés público, cuidado de los recursos públicos, rendición de cuentas y participación ciudadana en la toma de decisiones; es decir, obligó a los gobiernos a reconstruir su naturaleza pública”, afirmó.

Argumentó que las políticas públicas son la expresión del artículo 134 de la Constitución, es decir, son la herramienta que permite el ejercicio y administración de los recursos públicos con eficacia, eficiencia, economía, transparencia y honradez y por supuesto rendición de cuentas.

“Pero son los municipios quienes atenderán la exigencia creciente de los ciudadanos afectados por la vertiente económica de la crisis, reclamando más y mejores servicios.

“Para responder a cabalidad, es necesario fortalecer a los municipios para que estos implementen políticas públicas basadas en la experiencia y en el planteamiento de objetivos basados en resultados medibles con indicadores”, afirmó Sánchez Cordero.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg