Con una rosa, algunas más suertudas, con una foto y un beso del presidente Felipe Calderón, pero la mayoría con el estómago vacío y sin el desayuno prometido. Así festejaron las madres asistentes a la celebración organizada por la Presidencia y la Sedesol en el Museo de Antropología e Historia.

Ahí, ante las 3,000 madres de familia y responsables de estancias infantiles congregadas en el Patio del Paraguas, - esperaron casi dos horas su arribo - Calderón Hinojosa aseveró que la independencia económica de las mujeres es el camino más seguro hacia la igualdad .

Por ello, resaltó la importancia del Programa de Estancias Infantiles, impulsado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) pues éste permite que las madres dejen a sus hijos en un lugar seguro para poder trabajar, mientras que las encargadas de las estancias pueden obtener un ingreso.

(Estancias Infantiles) es un programa que contribuye a la equidad de género, porque el camino más firme hacia la igualdad, pasa porque las mujeres tengan su propio ingreso, su propio dinerito y no tengan que depender, o ver a qué hora está de humor el marido para darles dinero , aseveró.

Los mariachis entonaron Las Mañanitas y aunque las asistentes pedían otra, otra , sólo se escuchó el inicio del discurso del Ejecutivo federal, quien felicitó a todas las mujeres que son madres, incluida su esposa Margarita Zavala.

Las asistentes entonces le pidieron a Calderón que cantara, pero sólo dijo no me dejan , quiso continuar su discurso, pero ahora la petición era ¡beso, beso! . No podía desairar dos veces a su público, así que Margarita se levantó de su lugar hacia el estrado para besar a su marido.

Al final se hizo el caos, entre las mujeres que querían una foto con el Ejecutivo federal y aquellas que, hambrientas, buscaban salir del museo para comprar algún alimento o ir al tocador.

lpadilla@eleconomista.com.mx