La primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la inmediata liberación de las indígenas otomíes Alberta Alcántara y Teresa González al encontrar innumerables irregularidades en el proceso legal y en la propia detención de las queretanas.

Por unanimidad los ministros de esta sala determinaron que no había suficientes elementos para comprobar los delitos de secuestro a 6 elementos de la desaparecida AFI, así como posesión de cocaína que se les imputaron a las acusadas hace casi cuatro años.

Al término de la discusión del caso el ministro presidente de la primera sala, José de Jesús Gudiño instruyó a la secretaria de acuerdo para que emitiera un telegrama a fin de que sean liberadas de manera inmediata.

El proyecto que fue presentado por la ministra Olga Sánchez Cordero evidenció lo endeble de los testimonios de los agentes que supuestamente fueron privados de su libertad, al demostrar diversas contradicciones en sus respectivas declaraciones.

Por su parte, el ministro Arturo Saldívar comentó que la SCJN ejerció su facultad de atracción del caso ya que olía a injusticia y agregó que cuando hay un inocente en la cárcel es una vergüenza para el sistema.

Refirió que este fallo sienta un precedente importante y manda un mensaje a la autoridad para que no se repitan estas prácticas en el país.

Tras asistir a la sesión el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, Luis Arriaga dijo que analizará una demanda para resarcir los daños de Alberta y Teresa.