En las guarderías subrogadas que administra el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no existe un desorden generalizado que esté vinculado con el incendio de la guardería ABC en Hermosillo, Sonora, determinó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

En una cerrada votación de seis contra cinco, los ministros del alto tribunal resolvieron que la falta de documentos en los establecimientos que fueron revisados por la Comisión Investigadora, no es prueba de que exista una mala operación de las guarderías en todo el país, y menos, que exista un vínculo de ello con la tragedia del 5 de junio de 2009.

Una vez más, el pleno votó en contra de uno de los puntos planteados por Arturo Zaldívar en su proyecto de dictamen, que establece que las irregularidades que persistían en la guardería ABC, donde murieron 49 niños y 105 más resultaron con lesiones, explican ese desorden.

Zaldívar Lelo de Larrea subrayó que la Corte debe pronunciarse sobre esta falta de orden en el sistema de guarderías subrogadas del IMSS, y ante la negativa de sus compañeros, los confrontó: "Ayer hablaban de que no se podía señalar a responsables; ahora una piden una prueba tan estricta como para fincar responsabilidades penales".

Opinó que el procedimiento de otorgamiento de licencias y posterior verificación de los establecimientos que van a ser utilizados para el cuidado de niños, es responsabilidad tanto del IMSS, como de las autoridades locales y subrayó que si la guardería ABC no se hubiera ubicado donde estaba, la tragedia, "de entrada, no había sucedido".

Los cuatro ministros que apoyaron la propuesta de Zaldívar, con el matiz de que se hicieran algunas modificaciones en las expresiones, fueron Ramón Cossío, José de Jesús Gudiño, Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza, quienes se pronunciaron por mencionar que, de haberse cumplido con las normatividades, lo daños hubiesen sido menores.

En cambio, la mayoría de los integrantes del alto tribunal consideraron que la falta de documentos en las guarderías y otros desapegos a las normatividades, no son prueba de que la totalidad de las guarderías del IMSS presenten un desorden.

Incluso el presidente de la Corte, Guillermo Ortiz Mayagoitia, aseveró que en una encuesta, los padres usuarios de este tipo de guarderías aseguraron sentirse satisfechos con los servicios, y que un desorden implicaría que los establecimientos no cumplieran con la mayoría de las disposiciones, lo que se traduciría en un mal servicio.

Contrario a la propuesta, dijo que los responsables de irregularidades en medidas de seguridad que podrían haber evitado las muertes o reducido los daños, son las autoridades estatales, municipales y de Protección Civil, que son las que otorgan las licencias de funcionamiento y se encargan de dar el visto bueno para su operación.

Recalcó que "no es por la falta de un documento por lo que se generan condiciones de riesgo. Se trata de singularidades específicas de esta guardería, que por fortuna no son coincidentes de manera generalizada" y apuntó que "no hay trascendencia entre el control documentario que lleva el IMSS y los hechos de la guardería ABC".