El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES) reveló una supuesta reunión que hubo hace aproximadamente un mes entre empresarios y su adversario de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, para tratar de acordar un apoyo, a cambio de que el panista le “bajara” a su amenaza de meter a la cárcel al presidente Enrique Peña Nieto.

Luego de que Javier Lozano, vocero de la campaña presidencial de José Antonio Meade, revelara que existen presiones por parte de empresarios para que su candidato decline por Anaya, el aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador secundó esa situación, y dijo tener información de una reunión que hubo hace un mes o mes y medio entre los empresarios Alberto Baillères González, Claudio X. González Laporte, Germán Larrea Mota, Eduardo Tricio Haro y Alejandro Ramírez, con Ricardo Anaya.

López Obrador afirmó que obtuvo esa información, debido a que un amigo del presidente Peña Nieto se la compartió:

“Es cierto, hay un grupo de empresarios que, en sentido estricto, son traficantes de influencias, no empresarios; los que se benefician de la actual política económica, los que se benefician de la corrupción”.

“Tengo los nombres, son mineros: Baillères, Larrea, Tricio, Ramírez, Claudio X., Diego (Fernández de Ceballos), Vicente (Fox), ellos se están reuniendo. Ya se reunieron con Anaya; no sólo es esa reunión, la de Banamex. Se reunieron hace un mes en la casa de uno de ellos y fue lo mismo, le dijeron (a Anaya) que le bajara a la amenaza de que iba a meter a la cárcel a Peña, porque eso tenía molesto a Peña, y por eso no se hacia el acuerdo”, aseguró López Obrador.

“Y entonces Anaya les dijo en esa reunión que lo ayudaran. Anaya les pidió ayuda a este grupo, que le ayudaran para convencer a Peña de que la única manera de ganarnos era con la unidad y apoyándolo. Ósea que lo que dijo Anaya en Banamex ya lo había dicho en privado con los de la mafia del poder, casi abierto, pero la reunión a la que estoy haciendo referencia fue cerrada. Y tomaron el acuerdo de que iban a ir a ver a Peña y de apoyar a Anaya”, reveló.

Entrevistado luego de un mitin en Zongolica, Veracruz, López Obrador dijo a los medios: “ya no les voy a decir más, porque ustedes son mirones profesionales, yo nada más les estoy dando señales, indicios”, comentó.

El abanderado presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia pidió a los empresarios que no se preocupen por su avance en las preferencias electorales.

“No se preocupen, no es mi fuerte la venganza, van a cambiar las cosas, lo único que puede ser que no les guste es que ya no se va a seguir robando, y ya no van a tener el privilegio de mandar, porque no nada más es que quiere seguir robando, quieren seguir tendiendo el privilegio de mandar, es que son muy vanidosos”, aseveró.

“Yo no voy a perseguir a nadie; va a haber una auténtico Estado de derecho, nadie por encima de la ley, va a haber legalidad, no va a haber ilegalidades”, añadió.

Andrés Manuel López Obrador afirmó que, aun cuando Meade declinara por Anaya, él se beneficiaría porque los priistas y panistas inconformes se sumarían a su proyecto.

“Los priistas que apoyan a Meade se pasarían con nosotros. Los panistas que apoyan a Anaya si hace acuerdo con el PRI, los panistas se van a unir a nosotros. No tienen salida. Yo lamento mucho la situación en la que están. Lo que tienen que hacer es prepare psicológicamente”, afirmó.

jmonroy@eleconomista.com.mx