El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, arribó la noche del domingo a México para una visita de trabajo en la que, además de reunirse con el presidente Felipe Calderón, está considerado que tendrá entrevistas con tres de los precandidatos a la Presidencia: Josefina Vázquez Mota, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto. En voz del exembajador de México en Estados Unidos, Jorge Montaño, esta gira no responde a un entrenamiento , es una mera cortesía diplomática.

En entrevista vía telefónica el Embajador explicó que esta visita es un gesto del gobierno de Estados Unidos. Conversar con los aspirantes a la Presidencia, siendo vecino no está fuera de los cánones tradicionales .

Por otro lado, comentó que todos los candidatos hacen esfuerzos por mandar mensajes a Estados Unidos de manera general para tener una agenda más fluida. Puntualizó que los precandidatos no cuentan con mandato popular, por lo que las conversaciones no girarán sobre temas particulares.

Es un ánimo de ver quién está en la contienda. Biden es legislador y sabe muy bien las artes de la política , enfatizó el diplomático.

Históricamente, la entrevista entre México y EU se da entre septiembre y octubre, luego de la elección mexicana y antes de tomar posesión. Es la primera vez que un funcionario de alto rango de Estados Unidos habla con los precandidatos, sin embargo, es una forma de cortesía, asegura Montaño.

En contraste, para el coordinador del programa sobre Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana, Javier Urbano, la visita del Vicepresidente de EU resulta inadecuada y atemporal.

Y es que, si bien resulta normal que funcionarios de alto nivel visiten a los ganadores de una contienda electoral antes de la toma de posesión formal, en México aún no comienzan las campañas electorales y Biden ya intenta ver la postura de cada protagonista de las próximas elecciones a la silla presidencial.

Aun cuando está agendada una reunión con el Mandatario mexicano para abordar temas de seguridad y agenda binacional, el eje rector de esta gira son las reuniones que sostendrá con los precandidatos principales a la Presidencia.

Esta gira diplomática muestra la soberbia de la administración del presidente Barack Obama, pues denota seguridad absoluta de vencer a los republicanos durante sus elecciones y ganar la reelección.

Las reuniones de los precandidatos con Joe Biden se llevarán a cabo por orden alfabético, es decir, primero acudirá con Andrés Manuel López Obrador, luego con Enrique Peña Nieto y finalmente con Josefina Vázquez Mota.

Según el Partido Nueva Alianza, la premura con la cual fue nombrado su precandidato, Gabriel Quadri, no permitió una reunión con el funcionario estadounidense, por lo cual descartaron que haya otros motivos que impidieran que se concretara el encuentro.

[email protected]