Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, indicó que se debe mejorar en la recuperación de activos y bienes utilizados o que derivan de actos ilícitos, incluida la corrupción.

“(El) Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) ha señalado, entre otras cosas, que México no ha alcanzado un nivel adecuado de sentencias condenatorias, de decomisos de bienes instrumento del delito y que no hemos avanzado en dos temas fundamentales: la identificación de personas políticamente expuestas y la identificación de los beneficiarios finales relacionados con los casos de corrupción”, detalló.

En el marco de la realización del Seminario Justicia Constitucional y Parlamento Abierto, celebrado en el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Nieto Castillo añadió que también se deben generar mecanismos que doten de mayor transparencia a las decisiones tomadas por los jueces.

Indicó que ante la saturación que hay en el sistema penal, es necesario generar casos emblemáticos que sirvan como modelo.

“Tenemos un problema de saturación, eso también hay que reconocerlo, (tanto) en el ámbito ministerial, como en el ámbito judicial. Por ello lo importante es que hay que generar casos emblemáticos, simbólicos, y resolver como lo plantea el sistema procesal acusatorio estos casos (modelo) que pudieran generar una ejemplificación a la colectividad”, dijo.

Luis Ernesto Derbez, rector de la Universidad de las Américas de Puebla, destacó que la corrupción está relacionada con la carga de trabajo que registran los jueces.

México tiene cuatro jueces por cada 100,000 habitantes, la mitad del promedio que registra América Latina, y una cuarta parte del número de jueces que se registran en promedio a nivel mundial, expuso.

“El simple número cuenta. No podemos juzgar a un juez en México en su término de corrupción si en realidad el trabajo que se le acumula en su juzgado, equivalente a una nación como Croacia, es ocho veces más.

“Simplemente por manejo de casos va a cometer errores. No va a llevar a cabo las decisiones correctas y, si es corrupto, va a utilizar eso para encubrir su corrupción. Mientras no resolvamos eso, no vamos a poder (tener) un sistema de justicia que valga la pena”, aseguró.

Por su parte, el presidente del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), José Octavio López Presa, realizó un llamado para que los mexicanos asuman en lo individual estándares éticos para prevenir el cohecho.

“Lanzamos un reto como sistema, como Comité de Participación Ciudadana, primero con los abogados, para que se comprometan (...) a un estándar ético para que cualquier mexicano pueda ver que ese funcionario o ese abogado lo firmó”, puntualizó.