“Mi candidatura está firme, toda la vida me he conducido de forma transparente y en apego a derecho. Espero que la autoridad electoral reconozca que hemos cumplido cabalmente con la ley”, estableció Mónica Rangel Martínez.

La candidata de Morena a gobernadora de San Luis Potosí consideró que “la filtración” a la prensa del proyecto de resolución del Instituto Nacional Electoral (INE), que plantea sancionarla con la cancelación del registro de su candidatura, “representa un acto de violencia política de género.

“Es una amenaza a la democracia que atenta en contra del proyecto de la Cuarta Transformación, del presidente Andrés Manuel López Obrador y de Morena en San Luis Potosí”, aseguró.

A través de un “posicionamiento” dirigido “al pueblo de México”, que publicó en redes sociales, Rangel Martínez puntualizó:

“Los mismos de siempre no quieren que una mujer identificada con el proyecto del presidente y comprometida con la lucha en contra de la corrupción gobierne, por lo que, ante la falta de argumentos y de propuestas, pretenden robar en la mesa lo que no pueden ganar en las urnas”.

También vía redes sociales, Mario Delgado Carrillo, presidente nacional de Morena, anticipó que el INE “podría dar otro golpe a nuestro movimiento quitando la candidatura de Mónica Rangel (...) Hacemos un llamado a la imparcialidad”, dijo.

El resolutivo del INE, de acuerdo con el proyecto que los consejeros electorales prevén discutir y votar hoy, precisa que una vez hecha efectiva la sanción y tras la notificación correspondiente, Morena tendrá que sustituir a su candidata al gobierno de San Luis Potosí dentro de 48 horas por no presentar su informe de gastos de precampaña. El INE aplicó la misma sanción y por el mismo hecho a Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, aspirantes a gobernadores de Guerrero y Michoacán, respectivamente.

rolando.ramos@eleconomista.mx