Respecto a las propuestas en materia educativa hechas por los candidatos a la presidencia de la República durante las Elecciones 2018, todos están reprobados, son insuficientes y ninguno alcanza una calificación aprobatoria, afirmó David Calderón, presidente ejecutivo de la organización Mexicanos Primero.

A días de realizarse el tercer debate entre los presidenciables, Mexicanos Primero presentó la plataforma Educa a tu candidato con el propósito de reunir y calificar las propuestas educativas de los aspirantes.

La plataforma analiza 17 políticas públicas agrupadas en cuatro dimensiones: presencia y preparación de personas, relaciones y proceso de aprendizaje, condiciones materiales y red de apoyo.

El análisis refleja que, hasta el momento, en una escala de cero a 10, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, y el candidato de la alianza Todos por México, José Antonio Meade, empatan en el primer lugar con una calificación de 4.1; el abanderado de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, obtuvo una calificación de 3.1, mientras que el candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, fue calificado con 2.5 puntos.

La directora de investigación, Jennifer O’Donoghue, expresó que entre más diálogo hay mejores propuestas. Detalló que después de los foros: Pacto por la Primera Infancia, 10 por la Educación y la Tercera Cumbre Ciudadana, convocados por colectivos, los candidatos profundizaron y mejoraron sus propuestas educativas hasta 300%, con relación al inicio de sus campañas; sin embargo, dijo, aún es insuficiente.

“Si bien los aspirantes presidenciales han mostrado un avance al presentar sus iniciativas educativas, aún están lejos de responder a los niños y niñas de México y llegar al cuadro de honor”, destacó.

Por otra parte, David Calderón aclaró que no se hace una calificación sobre preferencias electorales sino en la claridad de las propuestas y la claridad de las acciones que tomarán para concretarlas.

Asimismo, dijo que ninguno de los candidatos hace una referencia explícita de cómo resolver la inconformidad de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y la ausencia de los maestros por las movilizaciones y paros laborales.

“Seguirán las marchas de la CNTE hasta que haya un presidente y gobernadores que trabajen por los derechos de los niños y hagan propuestas más concretas”, concluyó.