De gira proselitista por Jalisco, José Antonio Meade Kuribreña aseguró que todavía no inicia su preparación para enfrentar el primer debate presidencial, de los tres programados por la autoridad electoral, a realizarse el próximo domingo.

“La ventaja principal que yo habré de tener en este debate es que a mí lo que me prepara son 20 años de haber dado la cara siempre”, afirmó el candidato del PRI a la presidencia.

Buscará que el debate en puerta sea oportunidad de contrastar ideas, modelos y visión de país, anticipó. “hoy lo que hemos visto es que una de esas expresiones quiere llevar al país en la dirección de la violencia y no es capaz, si quiera, frente a lo que estamos viendo, de condenarla. No hay manera de que en un debate que versa sobre seguridad, uno de los candidatos promueva la violencia”.

En su opinión, no puede ser posible que en un contexto donde la cita es para hablar, justamente, sobre cómo recuperar la integridad, la paz y la tranquilidad en el país, haya “expresiones violentas vinculadas a Andrés Manuel (López Obrador) y encontremos un Andrés Manuel que no es capaz de lo mínimo; lo mínimo en materia de seguridad es condenar la violencia”.

“Y cuando encontramos un candidato que no es capaz de hacer eso, volvemos a insistir, ese candidato no está preparado para gobernar al país y por eso va a perder”, enfatizó.

A pregunta específica sobre cómo califica la posición de López Obrador de decir que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la disidencia magisterial cuyos integrantes generaron violencia en Puerto Escondido, Oaxaca, el pasado sábado para sabotear uno de sus mítines, está con él, pero que no les puede pedir que no se manifiesten, respondió:

“Mira, es, de nuevo, una inconsistencia. Y habla, además, de una falta de liderazgo y de una falta de compromiso. Aquí lo que esperaríamos todos, pues es un deslinde limpio respecto de la violencia”, mencionó.

“No se puede aquí quedar bien con los dos (...) no hay espacio para ocurrencias en lo que debe de ser lisa y llanamente una condena clara a quienes, dentro de su movimiento y con su liderazgo, han hecho de la violencia una forma de hacer política”, puntualizó.