Al quedar atorada la reforma sobre derechos humanos en el Congreso de la Unión, México tiene un atraso de 10 años en este tema y una deuda pendiente en materia legislativa para garantizar el respeto a estos derechos fundamentales, reprochó al Congreso mexicano el director ejecutivo de Amnistía Internacional en México, Alberto Herrera.

En entrevista, dijo que esta década de rezago no es frente a países europeos o de primer mundo, sino con la propia región de América Latina, en donde están mucho más desarrollados en la materia.

Hay una deuda pendiente en materia legislativa, es sumamente lamentable que haya terminado el periodo y la Cámara de Diputados se haya mostrado incapaz de aprobar el dictamen enviado por el Senado, una reforma de derechos humanos, que si bien es cierto no lo resuelve todo, es un paso muy importante que se debió haber dado al menos hace 10 años .

Lo anterior, comentó, pone en riesgo la gobernabilidad del país, pues hoy nadie puede dudar de que los derechos humanos son indicador de gobernabilidad y gobernabilidad democrática, no es un tema aislado .

Luego de participar en el Foro La contribución de México en favor de Darfur, Herrera informó que el 27 de mayo presentarán el informe anual de derechos humanos, en el que hablarán sobre el cuello de botella que es la procuración de justicia en México para los derechos humanos, la cual calificó como ineficiente o que, por el contrario, está siendo utilizado para perseguir a quienes no tienen porqué ser perseguidos .

[email protected]