El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la renuncia de Jaime Cárdenas al Instituto Nacional para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep) “es un asunto politiquero”.

“No hay nada de qué preocuparnos, pero yo les voy a estar informando diariamente”, dijo.

En su conferencia matutina de este jueves 24 de septiembre, cuestionado sobre las declaraciones de Cárdenas, todavía titular del Indep, López Obrador sostuvo que en su gobierno se requiere una “lealtad a ciegas al proyecto de transformación, porque el pueblo nos eligió para eso”.

Sobre las denuncias que se presentaron por la mutilación de joyas resguardadas por el Indep, el presidente afirmó que se tienen que investigar.

Diferencias con Chihuahua

Sobre la salida de las autoridades federales de las mesas de seguridad en Chihuahua, López Obrador refirió que tiene que ver con el caso de la entrega de agua a Estados Unidos y la filtración de información de las mismas reuniones.

“Es un acuerdo que se tiene que cumplir porque sino caeríamos en falta (…) qué pasó en Chihuahua, pues el gobernador (Javier Corral) en vez de ayudar a que se cumpla con este acuerdo se opuso y de lo que le corresponde a Chihuahua de entrega de agua al día de hoy han entregado sólo el 55%, mientras que los otros estados ya entregaron el 100%, pero por qué esta actitud, porque hay elecciones en Chihuahua y el partido que gobierna en Chihuahua utilizó este asunto como bandera, el decir no vamos a entregar el agua porque el agua es nuestra”, sostuvo.

El Presidente afirmó que las autoridades a nivel federal salieron de las mesas de seguridad porque se filtraba la información.

“Tenemos que definir posturas, cómo vamos a estar tratando asuntos de interés nacional cuando tenemos la oposición al interior, cuando se está conspirando en estas reuniones. Toda la información que se daba a conocer de inmediato la sabían los dirigentes de este partido, entonces así no", dijo.

“Las presas, eso se tiene que saber, son sitios estratégicos que tienen que ser resguardados, entonces cuando empiezan a plantear que se salga la Guardia Nacional, quién va a cuidar las presas”, se cuestionó.

López Obrador sostuvo que mañana se dará a conocer el caso de una familia que acumula una gran cantidad de permisos de uso de agua con lo que, dijo, se ejemplificará el acaparamiento del vital líquido en el estado norteño.

Añadió que derivado de los conflictos, se realizarán cambios en la Comisión Nacional del Agua “porque estaba tomada la Conagua por estas personas, por un partido sí, por el PAN”.