Cientos de integrantes de Damnificados Unidos marcharon de Álvaro Obregón 286, en la colonia Hipódromo, hacia el Ángel de la Independencia, para exigir a seis meses del sismo la reconstrucción de sus viviendas sin la contratación de créditos y la redensificación de los inmuebles, sino que ello se realice con recursos públicos.

Desde donde hubo un edificio de oficinas contables y fallecieron 49 personas tras su colapso, los afectados por el sismo de 7.1 grados del pasado 19 de septiembre comenzaron a congregarse, guardar un minuto de silencio por las víctimas y después enfilarse por la calle Oaxaca hacia avenida Reforma.

“Los damnificados no estamos derrotados”, corearon en contingentes separados por inmueble colapsado o con afectaciones, colonia y delegaciones, para insistir, nuevamente, en atención frente a la tragedia.

En algunos lugares, las víctimas continúan viviendo en la calle. Así ocurre en el Multifamiliar Tlalpan, donde cerca de 100 personas viven en tres campamentos improvisados en la zona del desastre con precarias condiciones.

Durante todo el trayecto, afectados de las delegaciones Cuauhtémoc, Iztapalapa, Benito Juárez, Xochimilco, Coyoacán, Tláhuac, entre otras, cuestionaron a las autoridades la falta de transparencia para conocer el destino de los donativos que distintas organizaciones y naciones realizaron para apoyar a las víctimas.

“En dónde está el dinero que el mundo nos donó, con eso nos alcanza para la reconstrucción”, corearon.

Es vergonzante, señalaron en un pronunciamiento, constatar que a medio año de la emergencia, el Gobierno de la Ciudad de México no conoce la situación que atravesamos las y los damnificados. Los censos oficiales que deberían estar listos para conocer las verdadera dimensiones de la problemática están muy lejos de ser terminados y difundidos.

Ya en el Ángel de la Independencia y previo a un acto cultural para conmemorar la fecha, reprocharon a las autoridades “que no han estado a la altura para resolver la reconstrucción”.