La disposición del gobierno federal respecto de desplegar 2,800 soldados en 22 ciudades de Tamaulipas a lo largo de la zona fronteriza no significará una disminución en la violencia suscitada en fechas recientes, expuso la firma de inteligencia global Stratfor.

Las estadísticas sobre homicidios en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde los militares tomaron el control a principios de marzo del 2009, son evidencia de que el despliegue militar no corresponde necesariamente con una disminución de la violencia , detalló.

En el 2008, antes de la implementación, hubo 1,600 asesinatos en Ciudad Juárez atribuidos al crimen organizado. En el 2009, el número subió a 2,650. La oficina del Procurador General en la zona norte del estado reportó 3,200 asesinatos en el 2010 y al 15 de junio ya había 1,500 asesinatos en el registro para el año 2011.

Los militares no pueden estar en todas partes y se necesitaría más que 2,800 soldados para asegurar todo el estado de Tamaulipas, advirtió la consultora internacional, ya que los cárteles saben que la presencia militar no será permanente .

El establecimiento de los militares en Tamaulipas no es una garantía de seguridad y tranquilidad, pues Los Zetas y el Cártel del Golfo constantemente se disputan el control del noreste del territorio. Es probable que la presencia de los elementos de seguridad modifique de alguna manera la dinámica de sus peleas, pero tomando en cuenta la experiencia de implementaciones militares anteriores, Stratfor concluye que la violencia entre ambos grupos continuará a pesar del despliegue .

Por otro lado, la firma indicó que el arresto de Méndez Vargas, alias El Chango, líder de una facción de La Familia Michoacana, es un golpe a corto plazo para su organización, pero es demasiado pronto para decir si va a desencadenar el fin de este grupo y no está claro qué efecto tendrá en la batalla por el control del flujo de drogas a través de Michoacán.

Mediante un memorando de seguridad, explicó que la facción de Méndez Vargas es la más débil y detalló que estaba perdiendo la batalla contra los Caballeros Templarios, liderados por Servando Gómez, La Tuta. Por otro lado, reveló que esta facción se coloca en condiciones de asumir el control del imperio de La Familia. El Chango fue arrestado el 21 de junio en Aguascalientes, mientras estaba bajo la amenaza de La Tuta, el Cártel de Sinaloa y los cuerpos de seguridad, detalló la consultora experta en temas de seguridad. Aunado a ello, en las últimas semanas la gente de Vargas experimentó pérdidas significativas en su enfrentamiento con el cártel contrario, previo al arresto de su líder.

Los remanentes de El Chango podrían aliarse con Los Zetas, lo cual les permitiría expandir su presencia en Michoacán. La captura de Méndez Vargas pudo haber removido a un líder, pero poco hará para mitigar la violencia que aqueja al estado .

[email protected]