Después de que México se comprometió con Estados Unidos a reducir en 45 días el flujo migratorio de centroamericanos hacia Estados Unidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó a los integrantes de su gabinete a reforzar las acciones de desarrollo, bienestar y atención a migrantes, a fin de cumplir los acuerdos con el país vecino.

Además, el primer mandatario y funcionarios federales buscarán diseñar un plan que permita a su gobierno cumplir con el compromiso de reducir la migración de Centroamérica.

A la reunión acudió también el embajador de México en El Salvador, Ricardo Cantú, quien dio a conocer que el gobierno pedirá el apoyo de los países centroamericanos, además estructuró un plan para reducir la migración a EU en el corto plazo, y destacó que el gobierno federal acelerará diversos programas sociales, como Sembrando Vida.

—¿Tercer país seguro?

Los compromisos asumidos por el gobierno mexicano frente al de EU en materia migratoria no significan que, en los hechos, México se convierta en un tercer país seguro, afirmó Olga Sánchez Cordero.

“No. No. No.... Siempre hemos rechazado esa posición”, respondió la secretaria de Gobernación, a pregunta específica.

—¿Qué significa, entonces, el acuerdo con Estados Unidos?

Significa que tenemos que reforzar nuestra frontera, tanto norte como sur, y que vamos a darle atención a aquellos migrantes que pasaron por nuestro país. Eso significa.

Entrevistada tras inaugurar el memorial Circular de Morelia, en recuerdo de la llamada guerra sucia en México, la funcionaria explicó que los elementos de la Guardia Nacional estarán desplegados en todo el país, no sólo en Chiapas.

Reconoció también que el reciente acuerdo migratorio habrá de aumentar necesariamente las devoluciones de personas a México, solicitantes de asilo en EU.

“Sí va a haber un aumento de devoluciones. Todos pasaron por nuestro país en forma irregular”.

Aseguró que los migrantes menores de edad van a ser protegidos por el gobierno mexicano porque habrá albergues para menores, con alimentación, salud y seguridad.

Andrés Ramírez Silva, director de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), estimó que aproximadamente 60,000 centroamericanos serán devueltos a México en los próximos dos meses.

De acuerdo con cifras oficiales, de enero a la fecha han sido devueltas 11,037 personas a territorio mexicano que están a la espera de  asilo en el vecino país del norte.