A marchas forzadas, la Cámara de Diputados se dispone a aprobar, entre hoy y el próximo jueves, una batería de decretos sobre distintos cambios legales que no incluyen las reformas fiscal integral ni la laboral.

En el caso de la reforma hacendaria, al inicio del actual periodo ordinario de sesiones, en febrero pasado, hubo el compromiso de los siete grupos parlamentarios representados en San Lázaro de concretarla antes del 30 de abril.

El debate político en torno de los 15 procesos electorales que se celebrarán este año, 12 para elegir gobernador, permeó los trabajos en materia fiscal y descarriló el incipiente proceso de diálogo al respecto, coincidieron Mario Alberto Becerra Pocoroba (PAN) y Vidal Llerenas Morales (PRD).

Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, el panista explicó que siempre se trató de impedir que los temas políticos permearan el grupo de trabajo encargado de confeccionar una propuesta común de reforma fiscal, pero que al final no se logró ese objetivo.

Hay que trabajar en el receso (legislativo) para intentar tener un documento, previo a septiembre, y tratar de convocar a un periodo extraordinario de sesiones. La única realidad que tenemos es trabajar para intentar sacarla en un periodo extraordinario .

De lo contrario, dijo, llegará el 8 de septiembre, fecha límite para recibir del Ejecutivo federal el proyecto de paquete económico 2011, sin reforma fiscal y volveremos otra vez al círculo vicioso .

En el caso de la reforma laboral, dijo, el esquema que trabó su concreción en el actual periodo ordinario de sesiones fue semejante.

Para el perredista Llerenas Morales, secretario de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, está claro que lo que dio al traste con los acuerdos para la reforma fiscal, fue el hecho de haberse descubierto el pacto entre los dirigentes del PRI y el PAN para aumentar los impuestos a los mexicanos a cambio de evitar, en el 2011, las alianzas opositoras en el Estado de México.

rramos@eleconomista.com.mx