Una última batalla librarán hoy senadores en comisiones para concretar la reforma política. Se advierten pocos acuerdos, por lo que esa reforma tendrá alcances limitados y será disfuncional, admiten.

Con el reloj en la mano, pues tendrán que presentar un producto terminado al pleno del Senado entre martes y jueves, el PRD y PAN demandan al PRI abrir el abanico de los temas posibles, pero éste insiste en que sólo hay acuerdos para una reforma posible .

Los temas que se incluyen hasta el momento de la reforma política son la iniciativa, consulta y candidaturas ciudadanas; reelección de senadores y diputados; iniciativa preferente del Presidente ante el Congreso; regulación a las observaciones del Presidente al Presupuesto de la Federación; reconducción presupuestal; sustitución del Presidente en caso de falta absoluta; ratificación de comisionados de órganos regulares por el Senado, y una reforma para evitar la sobrerrepresentación de un partido en la Asamblea Legislativa del DF.

La senadora panista Beatriz Zavala (PAN) aseguró que su partido insistirá esta tarde en la reunión de la Comisión de Puntos Constitucionales que se incluya la reducción del número de legisladores en el Congreso y la eliminación de los legisladores plurinominales, es decir, aquellos que no son electos por los ciudadanos pero pueden ser elegidos por sus partidos.

El senador Santiago Creel (PAN) añadió que los temas incluidos hasta el momento no permitirán las mayorías estables, que rompan con la inercia y la falta de acuerdos para la aprobación de reformas estructurales. Es necesario, dijo, la segunda vuelta electoral en elección presidencial, pues de lo contrario seguiremos estando ante un Congreso dividido, seguramente en la elección del 2012, del 2015 y de las que vienen .

El senador Ricardo Monreal (PT) destacó que para permitirse una candidatura ciudadana será requisito tener como mínimo 190,000 firmas. ¿Qué tan viable es el proyecto? , se cuestionó. Además, criticó que se cambien las reglas de la sustitución del Presidente en caso de ausencia porque se permitiría que en caso de no haber condiciones políticas en el Congreso como en el 2006, el Presidente electo tome protesta ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Pablo Gómez aseveró que la inclusión de la consulta ciudadana es una tomadura de pelo, porque estaría atada a que los acuerdos en el Congreso lo permitan, pues del Legislativo dependería que se autorice realizar ese procedimiento para conocer la opinión de la ciudadanía sobre temas de transcendía nacional.

Los senadores del PRI, por su parte, advirtieron que al interior de su partido sólo pueden ofrecer apoyo a esos temas.

[email protected]