México se encuentra con la oportunidad de superar el deterioro en el sistema educativo que se arrastra desde hace 25 años, rubro en el cual además sólo se han colocado parches, actualmente los tiempos de la conformación de la sociedad del conocimiento ya son muy cortos, coincidieron investigadores de la Universidad Iberoamericana, UAM y Tec de Monterrey.

Otro de los retos que se pretende alcanzar es la recuperación de la rectoría de la educación, la cual se perdió en el inicio de la década de los 60 cuando el SNTE atravesó por una crisis interna, pues había pugnas por la inoperancia de los cuadros directivos.

Carlos Ornelas, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, aseguró que la última reforma importante en materia de educación se observó con Jaime Torres Bodet (1958), pues unificó a la educación y a la SEP, la consolidó como institución de Estado. Fue la reforma de la unidad nacional que se fue agotando poco a poco .

Pedro Flores, investigador de la Universidad Iberoamericana, adscrito al Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, dijo que la reforma educativa abre una ventana de oportunidad para mostrar que maestros del SNTE no temen a una evaluación y están abiertos a la discusión.

Óscar de los Reyes, investigador del Tecnológico de Monterrey, consideró que en los últimos 15 años nuestro país ingresó en una necesidad de adecuar el sistema educativo a la realidad, necesitamos un sistema educativo y un sistema magisterial que reaccione a todos los cambios que se están operando a nivel internacional .

INTENTOS QUE NO TRASCENDIERON

Carlos Ornelas, investigador de la UAM, consideró que después de la reforma de la unidad nacional hubo intentos para darle un respiro a la reforma educativa.

Notorio en la década de los 70, con Luis Echeverría, pero no trascendieron debido a la oposición del magisterio.

Fueron importantes porque se trataba de modernizar muchos contenidos en los libros de textos y currícula; por ejemplo, matemáticas de conjuntos, que en aquel entonces era raro, pero se sabía que era el futuro, (...) pero fracasó .

A partir de ahí, dijo: Se han venido haciendo parches y el sistema se ha venido deteriorando, en los últimos 25 años . Y es que, consideró, fueron cambios que únicamente centralizaban la educación.

Óscar de los Reyes detalló que la reforma que se encuentra en el ámbito legislativo era una necesidad, pues el sistema educativo no resistiría más tiempos sin actualizarse. Es la oportunidad, agregó, porque aunado a esto el Presidente de la República tiene un bono de legitimidad que permite generar confianza para poder alienar los intereses de la clase política a un proyecto común.

[email protected]