Primero fue el movimiento del voto nulo, luego las candidaturas independientes y con el paso de los meses, la agenda de Reelige o Castiga (www.reeligeocastiga.org) se fue ampliando para entrarle a temas diversos relacionados con la reforma política en México.

La mayoría son jóvenes de entre 24 y 35 años que están trabajando para impulsar la discusión y puesta en marcha de mecanismos que le den más poder a los ciudadanos en la toma de decisiones, y ya han conseguido que 175 diputados se manifiesten públicamente en favor de la reelección.

Entrevistado por El Economista, Guillermo García, vocero de la organización argumenta: La reelección en México ya existe… todo el tiempo vemos a políticos saltando de un cargo público a otro sin que el ciudadano pueda decir algo al respecto .

De aprobarse la reelección, dice García, se cambiaría el sistema de incentivos de los políticos para que mejoren su trabajo. ¿Por qué? Porque su carrera política o su permanencia en el puesto estaría directamente ligada a su desempeño, a la evaluación que hagan los ciudadanos –y no los partidos políticos– de sus resultados como gobernante.

La estrategia

Los ciudadanos comunes bien nos podríamos preguntar cómo le hace una organización como Reelige o Castiga para dialogar con los legisladores, esos seres que parecen, a veces, tan lejanos. La respuesta es sencilla: simplemente aprovecharon oportunidades que se abrieron en foros ciudadanos a raíz de que el presidente Felipe Calderón presentara su iniciativa de reforma política para comprometer públicamente a los legisladores a pronunciarse con respecto a la reelección.

Nos comenzaron a invitar a los foros sobre reforma política (…) cuando nos enteramos que a éstos irían diputados, pensamos que era el momento para exigirles públicamente que tomaran un posicionamiento. Independientemente de si estaban en favor o en contra, lo que queríamos nosotros es que los diputados asumieran una responsabilidad personal sobre la reforma política y que no se esperaran a que los partidos se definieran respecto de los temas .

Una vez que logró esto, Reelige o Castiga pidió a los diputados comprometidos que ellos mismos buscaran más firmas de entre sus colegas. Se dio, en palabras de García, un efecto exponencial a través del que se fueron sumando voluntades de la forma más transparente y pública posible.

En qué van

Los partidos políticos congelaron la iniciativa de reforma política. Es probable que se discuta en el próximo periodo de sesiones que comenzará en septiembre. Mientras eso sucede, los jóvenes de Reelige o Castiga seguirán reuniendo firmas públicamente entre los legisladores para cuando llegue la hora de la votación. Desde este espacio seguiremos la historia.

afvega@eleconomista.com.mx