En nuestro país a diario desaparecen 4 niñas, niños o adolescentes y un promedio de 3.6 son víctimas de homicidio todos los días. Estas cifras, que no han descendido desde 2017, se suman al registro, desde el 2000 y hasta el cierre del 2019, con más de 7 mil menores desaparecidos y  21 mil niñas, niños y jóvenes que han sido víctimas de homicidio doloso.

Las mujeres menores de edad también se han visto afectadas de manera particular. De enero del 2015 al junio del 2019, de los 3,297 feminicidios registrados en todo el país, de esos, 317 corresponden a la población femenina de entre 0 y 17 años; es decir, uno de cada 10 feminicidios corresponde a una mujer o adolescente. Mientras que en 2018 se registró un promedio mensual de 7 casos de homicidio contra mujeres menores de edad, en 2019 la cifra aumentó a 8 incidencias mensuales. Veracruz, Estado de México, Jalisco y Chiapas, en ese orden, son los estados con mayores incidencias en el último año.

Estos son datos que este lunes dio a conocer la Red por los Derechos de la Infancia (Redim) como parte del balance anual para identificar los avances y retrocesos en el cumplimiento de las políticas públicas congruentes con los principios rectores de la Convención sobre los Derechos de la Niñez, de la ONU: supervivencia y desarrollo, no discriminación, participación e interés superior de la niñez, que son parte de las recomendaciones internacionales que, se argumenta en el documento, el Estado mexicano no ha atendido cabalmente.

“Este primer año podemos considerarlo perdido para la agenda de infancia”, lamentó Juan Martín Pérez García, director de Redim, quien, en conferencia, hizo énfasis en un par acciones gubernamentales que, dijo, dejaron en desventaja a este sector de la población: el desprecio al Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes y los recortes presupuestales, sobre todo al Sistema Nacional DIF, el cual recibió recortes cercanos al 20% que afectan sobre todo a programas como los de las procuradurías de protección de la niñez.

“Desde el inicio de la presente administración que niñas, niños y adolescentes no entraron en los 25 proyectos estratégicos que el presidente de la República presentó y que serían, así lo definieron, los objetivos del sexenio. Nos preocupó que estos proyectos nos incluyeran al 32% de la población. Claramente, como hemos visto en el 2019, el que no sean proyectos prioritarios los hace invisibles”, añadió.

Esta invisibilidad, en su opinión, responde “a una mirada vieja y adultocéntrica” que asimila a este sector de la población como objetos de cuidado o propiedad familiar. Por ello, argumentó que, según análisis de políticas públicas, es menester la creación de programas especializados que se adecúen más a su condición de objetos de derecho.

En materia migratoria, el balance reportó que, de enero a octubre de 2019, las autoridades de migración mexicanas detuvieron en promedio a 161 niñas, niños y adolescentes migrantes diariamente (acompañados y no acompañados). De esa manera, 2019 cerró con el mayor número de detenciones de niñas, niños y adolescentes migrantes en los últimos diez años, con 48,753 lo que representa un incremento de 22% respecto a los eventos registrados en 2016, año que ostentaba el mayor número de detenciones (con 40,114).

Consultado la mañana de este martes sobre los datos de desaparición de menores de edad en el país y las tasas en aumento de casos de menores que son reclutados por el crimen organizado, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, respondió que se trabaja en “atender las causas, fortalecer la integración de las familias, dar opciones alternativas de estudio, de trabajo; que haya bienestar en las familias. Nosotros hemos hablado aquí de cómo quienes cometen delitos violentos, por lo general, lo hacen drogados, y son en su mayoría jóvenes (…) eso tiene que ver con la descomposición social, familiar, que se ha venido produciendo. Tenemos que atender las causas para aminorar la violencia y proteger a todos”.

[email protected]