La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) requiere profesionalizarse debido a que tiene una estructura extremadamente débil y deficiente ; para ello es necesario dotarla de recursos, consideró el Embajador de México ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Alfonso de Alba.

Entrevistado por El Economista, explicó que la Comisión, órgano autónomo de la OEA, cuenta con recursos muy escasos que la llevan a retrasos procesales importantes. El Sistema Interamericano de Derechos Humanos tiene necesidad de modernizarse y actualizarse a partir de las experiencias que hace 10 años se utilizaron en la renovación del Sistema Multilateral cuando se creó el Consejo de las Naciones Unidas, dijo.

La tesis de México, prosiguió, es que las críticas a la Comisión y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos no pueden atenderse sin recursos. Para ello, el país propuso una resolución para duplicar el presupuesto ordinario del sistema y con ello evitar la dependencia de las contribuciones voluntarias transcontinentales.

Esta propuesta, adelantó, aún no cuenta con los apoyos suficientes para que sea aprobada; sin embargo, espera que se logre durante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), a celebrarse en junio próximo en el país.

Señaló que la Comisión en breve presentará un plan estratégico para los siguientes años, que contempla una reforma, la cual tiene que ver con las capacidades de los comisionados y jueces para dedicar mayor tiempo a sus tareas y poder hacer análisis más profundos.

Ello, prosiguió, tiene que ver con un ejercicio para evitar la politización y la selectividad. Asimismo, para que haya un tratamiento equilibrado a los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos.

Se necesita tener personal profesional, procesos más claros, que rindan cuentas, que busquen economías, sinergias, que se apoyen más en las comisiones nacionales de Derechos Humanos .

Advirtió que para corregir estos problemas, se requieren recursos.

El año pasado el Sistema Interamericano de Derechos Humanos presentó una crisis financiera y a través de un reciente comunicado advirtió nuevas complicaciones debido a que le fueron destinados 6 millones de dólares menos de los requeridos para su funcionamiento.

La CIDH explicó que, tras superar la crisis de financiamiento y comprometer a los estados parte a fondear sus operaciones, presentó a la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) su estimación para ejecutar acciones este año, evaluada en 11.5 millones de dólares. Sin embargo, la Asamblea General destinó 5 millones 643,000 dólares.

Por otra parte, el embajador Luis Alfonso de Alba advirtió que frente a una nueva administración en Estados Unidos, la OEA y la Asamblea de México tienen la oportunidad y responsabilidad de buscar un replanteamiento de la región frente a estas realidades.

[email protected]