El Programa Frontera Sur ha creado confusiones negativas, por lo que debe revisársele con ojos críticos. Asimismo se sustenta en el programa de seguridad nacional, lo que genera violaciones a los derechos de los centroamericanos, reconocieron funcionarios federales e internacionales.

En el marco de la conferencia internacional La política migratoria mexicana hacia Centroamérica , el titular de la Unidad de Política Migratoria, Omar de la Torre, reconoció que no tenemos muy claro qué sigue del Programa Frontera Sur .

Ante expertos en temas migratorios y de derechos humanos, dijo que el programa de contención del Instituto Nacional de Migración (INM) y Programa Frontera Sur requieren nitidez. El plan Frontera Sur tuvo cosas negativas, como toda esta oscuridad en toda esta zona que la desgastó muchísimo, y se creó un ambiente de autoritarismo, seguramente abusado por muchísima gente que aprovechó esto para aventarse al aprovechamiento de los migrantes .

Destacó también los aspectos positivos, como la creación de cuatro fiscalías para la atención a los delitos contra migrantes y la ampliación de las tarjetas de visitante local y trabajador fronterizo.

En tanto, el secretario general de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Emilio Álvarez Icaza, comunicó la preocupación de este organismo multilateral por la actuación del INM, ya que el plan Frontera Sur se sustenta en el programa de seguridad nacional, hecho que promueve las violaciones a los centroamericanos que cruzan territorio.

A partir de la implementación del Programa Frontera Sur, se han generado rutas marítimas por las que migrantes centroamericanos tratan de cruzar territorio nacional, colocándolos en espacios más vulnerables, indicó asimismo Álvarez Icaza.

Detalló que los migrantes toman nuevas rutas cada vez más peligrosas como el mar hasta el estado de Oaxaca, para luego moverse hacia Guerrero y Michoacán. Además caminan de forma paralela a las vías del tren, lo que genera que en algunos casos grupos delincuenciales ataquen a los migrantes.