Roberto Borge Angulo dejará la gubernatura de Quintana Roo este domingo en medio de señalamientos y con una deuda de 22,435.9 millones de pesos.

Carlos Joaquín Coldwell terminará con 41 años de gobiernos del PRI en Quintana Roo, al haber ganado las elecciones, impulsado por el PAN y el PRD.

Uno de los primeros retos que encontrará el gobernador entrante es el nivel de deuda de la entidad.

De acuerdo con el histórico de la Secretaría de Hacienda, la entidad tenía hasta junio del 2016 obligaciones financieras por 22,435.9 millones de pesos, mientras que en el 2011, año en que asumió la administración Borge Angulo, la deuda era de 13,025.7 millones de pesos.

El exgobernador de Quintana Roo, el priista Félix González Canto, dijo a El Economista que las autoridades locales están convencidas de que la deuda es manejable y argumentó que el endeudamiento es un fenómeno mundial desde el 2009.

Sobre los señalamientos contra Borge, expuso que esto es la secuela de una contienda electoral reñida y que en su momento se tienen que hacer las aclaraciones pertinentes.

Lo que estamos viendo es efecto de esta contienda intensa que hubo y que evidentemente crean ahí un montón de dichos y señalamientos que son parte ya de las campañas.

En su momento se han ido declarando las cuestiones que tienen que aclararse; han comparecido los funcionarios del actual gobierno , expuso.

Esta elección fue una elección muy intensa en cuanto a la lucha por ganar por parte de todos los partidos involucrados; obviamente, esto generó una serie de declaraciones, de diferentes actores políticos, de los partidos políticos. Así son las elecciones ya en todo el mundo. Las redes sociales han hecho esto más intenso , destacó en defensa del gobernador saliente, también de extracción priista.

Cuestiona la oposición

Graciela Saldaña Fraire, exdiputada federal del PRD por Quintana Roo, pidió a Carlos Joaquín, gobernador entrante, que no haya impunidad, que se investigue y se castiguen actos de corrupción.

También expuso un hostigamiento hacia políticos y periodistas en Quintana Roo durante la administración saliente.

El control era completamente absoluto. Yo no había visto que hubiera persecución a la oposición y eso que se decía que con Mario Villanueva (había) , manifestó

Carlos Joaquín Coldwell ha precisado que lo primero que hará como gobernador es limpiar la casa , sobre todo en la parte financiera, además de trabajar para reducir los niveles de desigualdad y apostarle a la seguridad de la entidad.

González Canto concluyó: Quintana Roo es un estado turístico y sin duda los conocimientos y la experiencia en la trayectoria turística del gobernador entrante le dan una gran perspectiva a nuestro estado en lo que es su principal actividad de crecimiento y de generación de empleos .

tania.rosas@eleconomista.mx