La seguridad es uno de los temas en los que la cooperación es más cercana entre México y Estados Unidos, porque sabemos que ninguna de las dos naciones puede estar segura si la otra no lo está, destacó el embajador estadounidense en nuestro país, Christopher Landau.

En ese contexto, destacó que ningún país puede tener prosperidad ni desarrollo si no cuenta con un sólido Estado de derecho, respeto a los derechos humanos de cada persona y seguridad, particularmente de sus grupos más vulnerables.

En la inauguración del Diplomado en Prevención, Investigación y Actuación Policial en Casos de Feminicidio, que tuvo lugar en la cancillería con la asistencia de personal de corporaciones policiacas de 23 estados, el diplomático sostuvo que la participación económica de las mujeres va de la mano con el crecimiento de cualquier país.

En su oportunidad, el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México, Antonino de Leo, sostuvo que son conscientes del reto que implica trabajar para transformar los factores estructurales que promueven, legitiman y perpetúan la violencia contra las mujeres y niñas.

Refirió que de acuerdo con el estudio denominado Igualdad Social para Mujeres y Niñas para el 2030, desarrollado por ONU Mujeres, más de 2,500 millones de mujeres y niñas en todo el mundo sufren las consecuencias de vivir en un contexto de falta de políticas públicas especializadas y de mecanismos jurídicos legislativos eficientes.

Además, también por motivo de género, un estudio realizado por la ONU arrojó que 87,000 mujeres fueron asesinadas en todo el mundo en el 2017. De ellas, 58% fue en manos de sus parejas o familiares, lo que equivale a que seis mujeres son asesinadas cada hora por personas que conocen.