Por irregularidades en la investigación sobre la desaparición de una activista que colaboraba con organizaciones de búsqueda de desaparecidos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió la Recomendación 4/2018, al fiscal general de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz.

De acuerdo con el organismo, a la fecha no se cuenta con avances para conocer la causa de la desaparición ocurrida el 25 de marzo del 2016, así como la identificación de los responsables, por lo que el caso permanece impune.

Desde que la CNDH tuvo conocimiento de la desaparición de la activista, solicitó a la Fiscalía General implementar medidas cautelares para ubicarla y brindar seguridad a sus familiares.

Sin embargo, pudo constatar que cinco servidores de la dependencia veracruzana violentaron el derecho de acceso a la justicia de la víctimas y su familia, ya que no investigaron con oportunidad, omitiendo el contexto del acompañamiento que realizaba a familiares de personas desaparecidas.

Destacó que las primeras horas son fundamentales en las indagatorias de desaparición, pues el paso del tiempo limita la obtención de pruebas y testimonios, con lo que se dificulta el esclarecimiento de los hechos y la identificación de los autores materiales.

Por ello, la CNDH recomendó a Winckler Ortiz integrar debidamente la investigación sobre la desaparición de la activista, que la Visitaduría General de la Fiscalía revise la indagatoria y presente un plan de fortalecimiento de la misma a fin de localizar a la víctima.