Por unanimidad el Tribunal Electoral del Poder judicial de la Federación (TEPJF) revocó la decisión del Consejo General del IFE de realizar un conteo rápido que prefigure los resultados de la elección Presidencial.

Se consideró que viola los principios de certeza y objetividad que puede generar confusión entre el electorado.

Al resolver el recurso de apelación promovido por el Partido de la Revolución Democrática para impugnar el acuerdo del Consejo General del IFE donde se establece un procedimiento de conteo rápido y se aprueba el Comité Técnico Asesor para implementarlo, el máximo tribunal electoral reconoció que si bien el arbitro electoral tiene facultades para regular encuestas y sondeos de opinión con fines electorales, no se justifica un conteo rápido que no esté debidamente fundado y motivado.

Y es que de acuerdo a la ponencia del magistrado, Constantino Carrasco Daza, la justificación del IFE para implementar este conteo rápido empleó razonamientos imprecisos que por lo mismo dejan de proporcionar elementos para conocer las razones jurídicas y de hecho, en que se apoyó para evidenciar el método de conteo rápido instaurado para conocer la tendencia de la votación en la elección presidencial propicia certeza y objetividad .

Destaca asimismo, que en vista de que ya existe otro método en la ley para proporcionar información preliminar, que es precisamente el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), el conteo rápido podría generar confusión en el electorado, además de que habría incertidumbre sobre la instrumentación del conteo aprobado para una acción futura.

Estos argumentos fueron suscritos, sin mayor debate por los otros tres magistrados que participaron en la sesión nocturna del TEPJF, celebrado durante la noche del viernes y la madrugada del sábado.

En esa sesión donde se rechazó también la posibilidad de ordenar una cadena nacional para la transmisión del debate presidencial, se declaró fundado la queja contra el entonces Secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón por violar disposiciones constitucionales y legales al hacer manifestaciones que no guardaban relación con su carácter de funcionario público y difundirlas a través de la página oficial de la dependencia.

De acuerdo a los magistrados se acreditó el uso de recursos públicos para la difusión de dichas expresiones de tintes partidistas, lo que representa una trasgresión al principio de imparcialidad.

Se censuró además, que el IFE haya cambiado el fondo de la controversia para señalar como responsable no al titular de dicha secretaría, Javier Lozano, sino a su director general de comunicación.

Asimismo, la Sala Superior del TEPJF ordenó al Consejo General del IFE que reencause como procedimiento especial sancionador la queja promovida por el PRI en contra de la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota por haber realizado un evento político en una escuela pública.

klm