La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) manifestó su rechazo a las agresiones cometidas contra militares en La Huacana, Michoacán, quienes fueron retenidos y despojados de sus pertenencias por supuestos integrantes de los grupos de autodefensas de la entidad.

De acuerdo con un video difundido a través de redes sociales, las personas que detuvieron a los militares exigían a las autoridades la devolución de unas armas decomisadas minutos antes, además de la salida del personal de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) de la comunidad.

La CNDH puntualizó que bajo ningún supuesto debe hacerse uso de la fuerza y la violencia para solicitar o ordenar planteamiento alguno a las autoridades.

Además, aseguró que es preciso que las autoridades tengan protocolos de actuación y estrategias para la atención de estos casos, para evitar que se presenten pérdidas de vidas cuando se detecten las amenazas y se actúe debidamente para controlarlas.

En ese sentido, el organismo hizo un llamado a las autoridades a investigar los hechos y preservar la seguridad e integridad del personal militar, a fin de prevenir hechos de difícil o imposible reparación.

Finalmente, la CNDH manifestó la importancia de implementar medidas eficaces y pertinentes que reviertan la situación de violencia e inseguridad que se enfrenta en diversas regiones del país, en un marco de fomento a la legalidad, respeto y cumplimiento de la ley y de los derechos fundamentales.

Confirman liberación de soldados

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, confirmó que pobladores de la comunidad de La Huacana liberaron al grupo de ocho soldados de la Sedena, a los que retuvieron desde la tarde del domingo para exigir a los gobiernos federal y estatal la salida del Ejército.

Aureoles Conejo refirió que los militares se encontraban en buenas condiciones de salud al momento de su liberación. Evitó dar a conocer los detalles de la negociación que permitió dicha liberación.

El mandatario estatal recordó que la retención de los soldados se dio la tarde del domingo, cuando realizaban un recorrido por la comunidad de La Huacana y fueron sorprendidos por civiles armados, lo que provocó un enfrentamiento.

Los habitantes de la comunidad, algunos de ellos portando armas largas como Barret calibre .50, aseguraron que la balacera fue iniciada por los elementos del Ejército. Dos personas murieron en los hechos, y un menor de edad resultó con heridas debido a las balas perdidas.

Los comuneros culparon al Ejército de lo sucedido, y decidieron realizar diversos bloqueos carreteros en entradas y salidas de La Huacana, así como en las poblaciones de Zicuirán y de El Chauz.

Los videos

En videos subidos a las redes sociales, se observa cómo habitantes de la región retuvieron a elementos del Ejército, los desarman y los someten. “¡Suelten las armas, primo, suelten las armas. Saquen las armas. No les va a pasar nada!”, declaraban los civiles que apresaron a los militares.

Los habitantes de La Huacana, que no explicaron el origen de las armas, demandan el retiro de la presencia del Ejército, así como el permiso de las autoridades locales para portar armas. Sin embargo, sobre esto último el gobernador Silvano Aureoles dijo que en su gobierno no se permitirán los autonombrados grupos de autodefensa.

Sobre este hecho, la Sedena no realizó ningún pronunciamiento para aclarar lo acontecido el domingo, ni para informar sobre el estado que guardaban los elementos que fueron capturados y más tarde liberados.

[email protected]