Se contratará a la empresa noruega DNV para dilucidar qué ocasionó el derrumbe del tendido tramo elevado de la vía que causó 24 víctimas y más de 70 lesionados.

Tras el colapso de uno de los tramos elevados de la línea 12 del metro, se realizarán dos peritajes: uno por parte de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México y otro encargado a una empresa internacional, especialista en la materia; además, se realizará una revisión estructural y otra a la operación de la llamada Línea Dorada del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

La jefa de gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum Pardo informó que, a través de la Secretaría de Gestión Integra de Riesgos se contratará a la empresa noruega DNV, con el fin de que investigue qué fue lo que ocasionó el derrumbe de la trabe donde fallecieron 24 personas y más de 70 resultaron lesionadas.

En conferencia de prensa, la funcionaria dijo que se ha pedido a la Fiscalía capitalina realizar una profunda investigación que permita deslindar responsabilidades.

Además, se hará una revisión estructural detallada en toda la línea con el fin de conocer el estado que guardan las estructuras y en general, todas las instalaciones de ese medio de transporte.

Myriam Urzúa Venegas, secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección del gobierno capitalino, explicó que lo que ocurrió la noche del 3 de mayo fue un colapso de tres trabes metálicas y elementos prefabricados en uno de los tramos del viaducto elevado de la línea 12 del Metro, entre las estaciones Olivos y San Lorenzo, en el momento que pasaba un tren con dirección a Tláhuac.

Por su parte, la directora general del STC Metro, Florencia Serranía, informó que desde 2014, cuando ocurrió el cierre de la línea para revisión y luego reapertura, la empresa Cystra, filial del Metro de París recomendó el protocolo para la supervisión de instalaciones.

Además, desde 2016 se contrató a la empresa francesa TCO para que realice los trabajos de conservación de operación de las instalaciones físicas de la línea.

Incluso informó que en 2019 la empresa Ingeniería, Servicios y Sistemas Aplicados obtuvo el contrato para realizar un estudio del comportamiento estructural del viaducto elevado, cuyos resultados no presentaron ningún riesgo de operación.

Posteriormente, luego del sismo de 2020, se realizó una inspección de todos los viaductos elevados del sistema Metro.

A su vez, Jesús Antonio Esteva Medina, secretario de Obras y Servicios de la CDMX, informó que iniciaron los trabajos de revisión estructural con el apoyo de expertos del Instituto para la Seguridad en  las Construcciones, que esta coordinando la dictaminación estructural con la colaboración de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Estructural, la Sociedad Mexicana de Ingeniería Geotécnica, el Colegio de Ingenieros Civiles de México y la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, así como las asociaciones de directores generales de obra y corresponsables de seguridad estructural.

Su trabajo será dictaminar todos los tramos de la línea, así como realizar pruebas de laboratorio de control de calidad de materiales, soldaduras, concretos y acero utilizados en la obra.

Por su parte Luis Rojas, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México, explicó que el colapso de la estructura en cuestión pudo deberse a diferentes causas.

En entrevista con Joaquín López Dóriga, el especialista dijo que los trabajos de ingeniería forense permitirán investigar, paso a paso, cómo se construyó con el fin de identificar qué sucedió y donde estuvieron las deficiencias.

Comentó que no es normal que una estructura de esas colapse, y en este caso en específico hay que ir a fondo, con transparencia para conocer las causas del accidente.

Explicó que la ingeniería forense implica varias etapas, para conocer el diseño, la construcción, calidad de materiales, entre otros elementos que tienen que ver con la obra.

La línea 12 del metro que comunica al oriente con el poniente de la ciudad atendía diariamente a 220,000 usuarios.

diego.badillo@eleconomista.mx