Los desacuerdos que el gobierno mexicano tenga con observaciones hechas por órganos internacionales como el Sistema Interamericano de Derechos Humanos surgen de la dinámica misma que tienen estos procesos y no de una falta de apertura a sus recomendaciones, expresó en entrevista el embajador de México ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Emilio Rabasa.

Detalló que del 2012 a la fecha, México ha recibido alrededor de 10 visitas de observadores o relatores internacionales. En particular, destacó la creación del GIEI, convocado por la CIDH para coadyuvar en el llamado caso Iguala.

Rabasa recordó que cuando el GIEI dio su informe en septiembre del 2015, se interpeló que la información era devastadora. No estoy de acuerdo , indicó Rabasa; nunca me imaginé que vendrían a decirnos que todo estaba bien, pero tampoco que todo estaba mal , alegó.

A sabiendas de lo que podía venir, advirtió, las autoridades admitieron la presencia del organismo. Sin embargo, así como México demostró convicción, firmeza y certeza en abrirse al escrutinio internacional (...) también tiene todo el derecho a estar de acuerdo y en desacuerdo con sus conclusiones y así manifestarlo .

[email protected]