El candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES), pidió no tomar en serio la denuncia que interpuso el representante del candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, en contra del presidente Enrique Peña Nieto, y el candidato presidencial José Antonio Meade, por posibles actos de corrupción en la firma de un contrato para el suministro de etano al complejo petroquímico Etileno XXI de Pemex.

A su arribo a Culiacán, Sinaloa, López Obrador dijo: “No tomen muy en serio eso; es pleito que traen Anaya y Meade por el segundo lugar, entonces se la pasan en la Procuraduría. Es querer aparentar que ellos son honestos y combaten a la corrupción, pero son iguales, no hay ninguna diferencia entre el PRI y el PAN”.

Ayuda para menores migrantes

En su cierre regional de campaña en Culiacán, el tres veces candidato presidencial demandó al presidente Enrique Peña Nieto tomar tres acciones para frenar la retención de niños y niñas, hijos de migrantes, principalmente en Texas, EU, donde los menores son detenidos en jaulas.

Obrador pidió a Peña Nieto enviar una enérgica nota diplomática al presidente estadounidense, Donald Trump; que solicite la intervención del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU para que “se actúe y se detenga esa actitud prepotente, racista e inhumana, de deportar a niños, ponerlos en jaulas y separarlos de sus padres”; y finalmente que envíe a la frontera un equipo de abogados, psicólogos, trabajadoras sociales para  apoyar a los niños y a sus familiares.

Toma nuevamente taxi aéreo

López Obrador también tuvo cierres regionales en playas de La Paz, Baja California, y en Tepic, Nayarit. Para hacer este último trayecto, el candidato presidencial tomó nuevamente un taxi aéreo, como lo hizo el pasado 18 de abril, en ese entonces para trasladarse a un mitin de Baja California a Sonora. En aquella ocasión, López Obrador dijo que ese viaje tuvo un costo de 13,200 pesos por persona.