Luego de que el embajador de Canadá en México, Pierre Alarie, expresó su preocupación porque el gobierno mexicano no respete los contratos en materia de gasoductos, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que se busca un acuerdo que no afecte a la hacienda pública.

Esto luego de que la mexicana IEnova, filial de la estadounidense Sempra Energy, informó el martes que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) envió días atrás a IMG -una sociedad con la canadiense TC Energy para el Gasoducto Marino Sur de Texas-Tuxpan- una solicitud de arbitraje mediante la cual demanda la nulidad de ciertas disposiciones del contrato de servicios de transporte de ese ducto.

En conferencia de prensa, López Obrador reconoció que el embajador está en su derecho de defender a cualquier empresa de su país, el mandatario federal estimó que lo expresado por el funcionario canadiense no afectará la ratificación del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“México es un país libre y soberano en el manejo de sus recursos naturales, en particular del sector energético y en especial del petróleo, entonces eso no está en el tratado, si alguien dice que no va a suscribirse el tratado por eso, la respuesta es eso no está acordado”, puntualizó al recordar que en las negociaciones del T-MEC su equipo puso como condición ese asunto.

“Lo que se está haciendo es legal y buscando que se llegue a un acuerdo porque consideramos que fue un abuso que se hayan hecho esos contratos que afectan la hacienda pública, queremos un acuerdo para que no se perjudique la hacienda, eso es lo que se está buscando”, expuso López Obrador.

Más temprano, el Grupo Carso, del magnate Carlos Slim, dijo que está analizando el contenido y "el fundamento legal" de una solicitud de arbitraje que recibió el miércoles de la CFE por un contrato de servicio de transporte de gas natural por otro gasoducto, ubicado en el norte del país.