El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, señaló que no es suficiente que la Secretaría de Marina (Semar) haya aceptado su responsabilidad en la muerte de tres personas, dos menores y su madre, durante un supuesto fuego cruzado en Tamaulipas.

“Es importante, pero no suficiente, porque se tiene que analizar la reparación del daño integral, conocer exactamente la verdad de los hechos, qué bueno que ya se reconoce que hubo esta falta, digamos, circunstancial de cuidado, pero hay que analizarla, el que se finquen responsabilidades que correspondan”, dijo.

Luego de participar en la presentación del estudio sobre “Protección de ríos, lagos y acuíferos desde la perspectiva de los Derechos Humanos”, en la UNAM, el ombudsman acotó que no está diciendo que se trate de un homicidio doloso o culposo, sino que tras la investigación se garantice la no repetición de este tipo de hechos.

Y es que a finales de marzo en varios enfrentamientos entre integrantes del crimen organizado y elementos de la Semar en Nuevo Laredo, una familia que viajaba en una camioneta fue acribillada desde un helicóptero de la dependencia federal

Aunque inicialmente la Marina negó haber disparado desde el aire en contra del vehículo donde murieron dos menores, su madre y el padre resultó gravemente herido, la PGR confirmó que sí perdieron la vida derivado de los disparos del helicóptero.

En este sentido, González Pérez, recordó que desde que se conocieron los hechos la CNDH iniciaron un expediente de oficio por que realizarán el procedimiento conforme a derecho “buscando que se cumplan los protocolos de actuación”.

“Nadie está en contra que se persiga el delito, pero hay que ser congruentes en que esa persecución del delito tienen que tener los cuidados, para evitar el que personas ajenas a los conflictos puedan verse inmersas en estas circunstancias”, indicó.